El año pasado el valor de las ventas internas de gas LP alcanzó los 32 mil 541.9 millones de pesos / Especial
En 2017 se liberaron los precios del gas LP en México, donde se aseguraba que el precio que pagarían los usuarios ya tomaría en cuenta los costos reales del energético

En el último año, los ingresos de Petróleos Mexicanos (Pemex) por la venta de gas LP en el mercado interno se redujeron 37.6%.Esta situación no solo tiene que ver sus menores ventas, sino también por los descuentos millonarios que otorga a algunas empresas distribuidoras del combustible, lo cual ha afectado de manera importante sus finanzas.
 
Según información de la petrolera nacional, el año pasado el valor de las ventas internas de gas LP alcanzó los 32 mil 541.9 millones de pesos, sin embargo, la cifra representa una fuerte caída de 37.6%.

Esto significa que dejó de percibir más de 19 mil 663 millones de pesos en comparación a las ventas por 52 mil 204.9 millones de pesos de 2018.

En 2017 se liberaron los precios del gas LP en México, donde se aseguraba que el precio que pagarían los usuarios ya tomaría en cuenta los costos reales del energético, así como los de transporte y la logística de distribución, los cuales ese entonces habían sido absorbidos principalmente por Pemex y el gobierno federal, pues este último mantenía control sobre el costo final a los usuarios.

Sin embargo, contrario a ese argumento, la empresa del estado no sólo ha perdido volumen de mercado sino también ingresos por este negocio, derivado principalmente de los millonarios descuentos que otorga a algunas gaseras.

Fuentes que prefieren no ser nombradas, aseguran que los descuentos han alcanzado hasta los 2.61 pesos por kilo, siendo esta una de las razones por las que Pemex Transformación Industrial, filial de la que depende esta rama del negocio, se mantiene con grandes pérdidas económicas, que tan sólo el año pasado alcanzaron los 63 mil 204 millones de pesos.

La apertura del mercado y la liberación de los precios forman parte de los cambios que se llevaron a cabo durante el sexenio pasado por la Reforma Energética, y en un principio, Pemex aseguraba que esto le ayudaría a quedarse solo con aquellos negocios que le fueran rentables.

Actualmente los descuentos que otorga para mantener el mencionado negocio, no solo no le generan ganancias, sino importantes pérdidas que afectan sus finanzas.