El presidente apenas había comenzado su sesión informativa cuando un agente del Servicio Secreto le susurró al oído a Trump y le pidió que abandonara el podio. Foto: Twitter
El Servicio Secreto detuvo la sesión informativa de Trump después de que se escucharan disparos cerca de la mansión presidencial en Washington

WASHINGTON - Agentes del Servicio Secreto detuvieron abruptamente el lunes la sesión informativa  del presidente Trump sobre el coronavirus después de que un sospechoso armado fuera baleado frente a la Casa Blanca, en Washington.

El presidente apenas había comenzado su sesión informativa cuando un agente del Servicio Secreto le susurró al oído a Trump y le pidió que abandonara el podio junto con otros funcionarios de la administración que estaban en la sala.

Los reporteros de la sala de conferencias de prensa James S. Brady fueron cerrados brevemente y el Servicio Secreto rodeó el ala oeste.

El presidente regresó al escenario minutos después para confirmar que alguien había sido trasladado al hospital luego de un tiroteo fuera del gran muro de la Casa Blanca.

"Parece que la persona recibió un disparo del Servicio Secreto, así que veremos qué pasa", dijo Trump, calificando el episodio de "desafortunado".

"Fue fuera de la Casa Blanca", dijo. “Parece que la policía disparó contra el sospechoso, fue el sospechoso quien recibió el disparo”, continuó.

El presidente dijo que no lo llevaron al búnker subterráneo seguro, sino a un área cercana a la Oficina Oval.

"Fue bastante inusual, pero hacen un trabajo fantástico, como saben", dijo, y dijo a los periodistas que no temía por su seguridad después del dramático episodio.

(Con información de NewYorkPost)