Dos menores, de 13 y 15 años, perdieron la vida por disparos de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Mandalay, Birmania que continúa su brutal represión contra civiles que protestan por el golpe de Estado.

Dos menores, de 13 y 15 años, murieron por disparos de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Mandalay (Birmania) durante las últimas operaciones contra manifestantes entre la noche del domingo y el lunes, que dejaron al menos una decena de muertos en total, informaron medios locales.

Las fuerzas de seguridad llevaron a cabo redadas nocturnas en dos distritos de la ciudad y dispararon contra civiles, incluido un adolescente de 15 años, que recibió un tiro en la cabeza cuando salió del café en el que trabajaba de camarero tras oír el ruido de los disparos.

"Murió en frente de la tienda, acurrucado. ¿Qué hizo mal mi hijo? ¡Ni siquiera era un manifestante!", dijo entre sollozos la madre de la víctima durante el funeral celebrado este lunes, según muestra un vídeo del portal Myanmar Now.

Zaw Myo Htet había comenzado a trabajar en el café dos días antes y le prometió a su madre que en abril volvería a su pueblo natal para llevarle su primer salario, según relató la mujer.

Otro niño de 13 años murió el lunes por disparos de las fuerzas de seguridad en el distrito de Chanmyathazi, informó el diario "The Irrawaddy".

Según la lista de fallecidos recopilada por la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP), hasta el domingo otros trece menores habían muerto a manos de las fuerzas de seguridad desde el golpe de Estado del 1 de febrero.

Unicef denunció el pasado 4 de marzo la matanza de niños por policías y militares y recordó que, además de los que pierden la vida, muchos sufren heridas serias, están expuestos a los daños del gas lacrimógeno y las granadas de aturdimiento y están presenciando "escenas de violencia terroríficas", en algunos casos dirigidas contra sus padres o miembros de sus familias.

La brutal violencia de las fuerzas de seguridad contra los manifestantes se volvió a poner de manifiesto la noche del domingo cuando los militares acudieron a varias zonas de Mandalay para desmontar las barricadas y cargar contra los guardias nocturnos voluntarios que vigilan la zona y avisan de la llegada de las fuerzas de seguridad, según reveló un testigo a Myanmar Now.

A pesar de la represión, grupos de birmanos volvieron a salir hoy a las calles de Mandalay y otras ciudades, como Monywa y Kale, para denunciar de manera pacífica la violencia de la junta militar y pedir el retorno de la democracia.

Te puede interesar

Algunos de los manifestantes llevaban carteles pidiendo la intervención de la ONU para evitar más violencia militar.

 

250 CIVILES ASESINADOS

 

Al menos 250 personas han muerto hasta el domingo a raíz de la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad contra manifestantes y activistas opuestos a la junta, según el último informe de AAPP.

La AAPP afirmó que se trata de las muertes confirmadas y verificadas, pero que el número real de víctimas sea "probablemente mucho mayor", al tiempo que ha documentado hasta ahora más de 2,600 detenciones arbitrarias, con más de 2,200 personas aún bajo custodia.

"La junta militar está cometiendo crímenes contra la humanidad, robando, asesinando, escondiendo cadáveres. Esto es terrorismo e instamos a la comunidad internacional, incluida la ASEAN (Asociación de Naciones del Sudeste Asiático), a que tomen acción", indicó el grupo, que hace recuento de los muertos y detenidos por el régimen militar.

La AAPP denuncia que algunas de las víctimas han perecido mientras estaban bajo custodia de las autoridades y con aparentes signos de haber sido torturadas.

El Ejercito birmano ejecutó un golpe de Estado con la excusa de un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó la Liga Nacional para la Democracia de Aung San Suu Kyi, como ya hizo en 2015.