Foto: Especial
“En estos momento tenemos serias dudas de que podamos tener una operación optimizada simplemente por cómo están posicionados geográficamente todos estos aeropuertos (Toluca, Ciudad de México y Santa Lucía)”, expuso el vicepresidente para las Américas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA)

Ginebra. El gobierno mexicano es optimista al considerar que en 2022 esté lista la primera fase del aeropuerto de Santa Lucía. Hacia ese año, apenas se tendría información amplia sobre los estudios del espacio aéreo, dado que lo presentado hasta ahora por las autoridades son documentos inconclusos, expuso Peter Cerdá, vicepresidente para las Américas de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA por su sigla en inglés).

“Podría tardar dos años para llevar a cabo el levantamiento del espacio aéreo en lo referente a diseño, verificación, certificación, lo mismo con el aeropuerto (…) Fácilmente podríamos estar en 2022 todavía trabajando en finalizar el proyecto”, sostuvo en conversación con medios.

En la parte de la construcción, volver la actual base militar un aeropuerto mixto, (civil y militar) tampoco es fácil de lograr en el corto plazo. “Hacer esto en dos años es complicado. Hemos dicho al gobierno: preferimos que se posponga la implementación un año o dos, pero que se haga bien”, sentenció.  

El directivo para América Latina recalcó que --pese a que sí hay un “diálogo más abierto” que hace unos meses y de hecho la asociación tiene un asiento en tres mesas técnicas del gobierno- se mantienen las dudas de operación en el Sistema Aeroportuario Metropolitano (SAM) que Alexandre de Juniac, director general de IATA, comunicó en febrero pasado al secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú.

“En estos momento tenemos serias dudas de que podamos tener una operación optimizada simplemente por cómo están posicionados geográficamente todos estos aeropuertos (Toluca, Ciudad de México y Santa Lucía)”, expuso Cerdá este miércoles, durante las Jornadas Globales de Prensa que organiza la asociación.

Detalló que los rubros en que se asesora al gobierno mexicano son espacio aéreo, carga e infraestructura. Sin embargo, el presunto Plan Maestro y el diseño del espacio aéreo que las autoridades presumen como entregados a la industria, no son documentos terminados.

“Es algo que desde nuestro punto de vista se tiene que trabajar. Tiene que haber una aportación técnica de la industria y esos son planes que se van a desarrollar en el transcurso de los próximos años ni siquiera en un año se terminarán”, recalcó.  

A la par, calificó de “altamente optimista” la previsión de que Santa Lucía tenga capacidad para 100 millones de pasajeros, según ha expuesto el gobierno. “Lo que sí estamos prácticamente seguros es que el aeropuerto de la Ciudad de México será el principal, donde van a entrar la mayoría de los vuelos internacionales y donde se va concentrar la conectividad del país”, adelantó el portavoz de IATA.

En más de una ocasión dejó ver que Toluca y Santa Lucía permanecerán como terminales secundarias. “No habrá cambios. Muchos de nuestros miembros ya han indicado que se van a quedar en ese aeropuerto y a nivel de conectividad internacional y doméstica”, externó.

Añadió que las perspectivas del sector en México se mantienen al alza, pero el flujo se mudará también a aeródromos regionales como Tijuana, Cancún, Guadalajara. Más allá de las proyecciones del gobierno para el Valle de México, subrayó que se requiere aumentar infraestructura y servicios en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), al considerarse este central en el rediseño del gobierno. 

Cerdá no fue concluyente sobre si la construcción de Santa Lucía antes de tener los estudios completos implica un error. Por lo pronto, dijo que se puede avanzar en el diseño de espacio aéreo y simultáneamente en la ampliación del AICM.  “Lo que no podemos hacer es empezar un proyecto y tres años después empezar otro”, advirtió.

La Jornada

La Jornada es un periódico mexicano de circulación nacional, publicado diariamente en la Ciudad de México. Héctor Aguilar Camín, Miguel Ángel Granados Chapa, Carmen Lira Saade, Humberto Musacchio y Carlos Payán lo fundaron el 19 de septiembre de 1984.