Figura. Nevárez Flores fue secuestrada por el Ejército y estuvo tres meses en los sótanos del Campo Militar Número 1. FRANCISCO RODRÍGUEZ/ARCHIVO
Elda Nevárez añadió que siguen exigiéndole al Gobierno mexicano que dé una respuesta sobre los compañeros, familiares que no han visto la luz del día desde hace muchos años

TORREÓN, COAH.- Elda Nevárez Flores, miembro del comité Eureka desde 1979, organización de madres y familiares de desaparecidos en México, consideró que la estrategia de militarización de las fuerzas policiacas en el país no exime al Ejército de responder por los crímenes de desaparición, secuestro o tortura.

Expuso que entiende que no es fácil responder a una estrategia de guerra, y que la manera de responder es con disciplina y organización, algo que ofrece el Ejército al gobierno.

Nevárez Flores, quien fue secuestrada por el Ejército mexicano y estuvo tres meses en los sótanos del Campo Militar Número 1, comentó que el problema de las desapariciones es una “lacra terrible” que inició el Estado, no el crimen organizado.

Elda Nevárez añadió que siguen exigiéndole al Gobierno mexicano que dé una respuesta sobre los compañeros, familiares que no han visto la luz del día desde hace muchos años, del que se desconoce su paradero y destino.

“Es una llaga que tiene que ser curada. Si el estado quiere ser un gobierno de justicia social, no puede ser un gobierno de justicia social mientras no responda a una herida tan grave como tener desaparecido sin ninguna respuesta”, comentó.

A mi esposo lo mataron miembros del Ejército”.
Elda Nevárez, miembro Comité Eureka desde 1979.

NO BASTAN LAS DISCULPAS

Elda Nevárez, quien es regidora de Morena en el Cabildo de Gómez Palacio, Durango, añadió que los problemas no se resuelven con disculpas públicas.

“Si hay gente que fuimos testigos presenciales: a mi esposo lo mataron miembros del Ejército, vi con vida a gente en el sótano. Por qué el estado no inicia ahí, están metidos en desentrañar los archivos pero no sirve, no vamos a esperar, por qué no inicia ahí, la documentación en el propio ejército.

“Estamos desesperados porque a dos años de gobierno no hay respuesta”, aseveró.