Foto: Especial
Activistas cuestionan que la sociedad cierre los ojos ante una realidad tan lacerante

El 71.7% de las carpetas de investigación abiertas por delitos sexuales en lo que va del año, tiene como víctimas a menores de edad, según estadísticas de la Fiscalía General del Estado (FGE) entregadas a una respuesta de una solicitud de información hecha por un particular.

La información que proporcionó la FGE contabiliza 524 carpetas de investigación por delitos sexuales, de las cuales 376 son de menores de 18 años. De las 376 carpetas de investigación por delitos sexuales que involucran a víctimas menores de edad, 286 carpetas son específicamente de mujeres menores.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), hasta el primer semestre sumaban en Coahuila 540 carpetas de investigación por delitos sexuales, 85 expedientes menos que en el primer semestre de 2018.

Sin embargo, para Adriana Romo, de la Red de Mujeres de la Laguna, se ha incrementado mucho los delitos sexuales en niños y niñas. Criticó que la sociedad cierra los ojos ante una realidad “tan cruda y lacerante”.

 

“Es algo tan cruel que muchas personas prefieren voltear para otro lado, y vemos niñas de 12, 13, 14 años pariendo”, reclamó la activista. Las estadísticas que entregó la fiscalía revelan, por ejemplo, que hay carpetas de investigación por delitos como violación o abuso sexual, donde las víctimas van desde los cero años.

Romo consideró que en un tema como el de abusos y violaciones a menores, tiene también responsabilidad los servicios de salud o la secretaría de Educación, pues dijo que muchos de estos casos, es el personal de educación el primero que conoce, “y no dicen nada”, aseguró.

Para la activista, se tiene que asumir una responsabilidad y ser más proactivos para salvaguardar a la infancia. “Todos los adultos tiene responsabilidad para salvaguardar en la medida de sus posibilidades a los menores”, dijo Romo en entrevista.

En marzo de este año, el Congreso del Estado aprobó una reforma de ley, en donde se incrementaron las penas por delitos sexuales en contra de menores, los cuales ya venían con un impulso. Esta enmienda abarcó 14 delitos tipificados en el Código Penal Estatal, a las cuales se les aumentó un año tanto en su pena mínima como la máxima.