La cantante mexicana parecía expresarse con dificultades y después cantó un par de temas suyos, pero sin recordar su propia letra

La cantante Paulina Rubio grabó hace unas horas un video en sus redes para concientizar a su seguidores sobre la importancia de quedarse en casa para combatir la pandemia de coronavirus y brindar un minirecital desde su casa en Miami.

Sin embargo, lo que trascendió de las imágenes de la artista mexicana no fue su mensaje, si no el espectáculo poco feliz que brindó.

Ocurre que Rubio, mirando a cámara, envió una serie de mensajes incoherentes. Y, si bien las imágenes se viralizaron rápidamente, la cantante dio de baja el video de todas sus cuentas para disminuir el volumen del bochorno.

Foto: Tomada de Internet

En cuestión de minutos, esta conexión se convertía en Trending Topic y se han publicado varios extractos de su intento de conversación con sus fans. Entre ellos, el momento en que, uniendo sus manos, aseguraba: "Yo me uno a la causa, yo me quedo en causa", en vez del lema Yo me quedo en casa.

Un desliz que se habría quedado ahí si hubiese sido el único durante el directo, pero los que la seguían -cerca de 10.000 personas- continuaban asistiendo, perplejos y sin entender, a su discurso atropellado: "Help, coronavirus. Muy contenta. Emocionada. Todo esto es nuevo para todos nosotros".

Al mismo tiempo que pronunciaba estas palabras se puede ver cómo, en un momento dado, la estrella mexicana se acerca en exceso a la cámara, se agacha y se pierde del objetivo durante unos segundos, para reaparecer bailando y elevando los brazos. Una de las cuestiones que más sorprende del vídeo es que en él Rubio se acuerda de la también cantante mexicana Thalía, considerada su archienemiga desde hace años: "Le mando un beso a Thalía (48), mi compañera de toda la vida, le mando un beso muy grande".

Tras su extraño discurso, salpimentado de estrofas de algunas de sus canciones -que debe leer en una hoja para no olvidarse, parece, de la letra-, continúa su concierto: "Bueno, y que sea la música la que hable", arrancándose a cantar fragmentos de una de sus canciones, Tal vez, quizá  y "El último adiós" .

Con información de La Nación y El Español