Foto: Tomada de Internet
El recuento de los apodos que la sociedad le ha puesto a los presidentes, ya sea por su aspecto físico o por alguna declaración fuera de lugar

Poner apodos es una práctica muy mexicana, sin duda, todos tenemos a un amigo al que le dicen pollo, greñas, chino, gordo o algo parecido, una 'tradición' de la que incluso los presidentes no se salvan.

Porfirio Díaz fue uno de los primeros a los que la prensa y la opinión pública aludía con apodos, siendo que muchos de los sobre nombres de los presidentes que provenían de la revolución, cuentan con connotaciones militares, a Díaz lo conocieron como "El llorón de Icamole".

Díaz no fue el único apodado, a Francisco I. Madero le decían el “presidente pingüica” debido a su altura, mientras que Adolfo Ruíz Cortines fue conocido como “el cintura brava” por su gusto de la danza. 

Otro presidente apodado fue Adolfo López Mateos, a quien por culpa de su sastre le decían “El mangotas” o “López Paseos” por sus constantes giras. Los apodos también pueden detonar cercanía con el pueblo, como fue el caso con Lázaro Cárdenas, a quien la gente solía llamarle “tata Cárdenas”.

Esta costumbre o 'tradición' continuó con Díaz Ordaz a quien no bajaban de “trompudo” y le decían 'El Chango' , por su parte Luis Echeverría fue conocido como “el loco”, mientras que López Portillo, se ganó el mote de “el perro”, por su intención de defender al peso.

En los años recientes los presidentes no han sido la excepción, aquí te dejamos los apodos de los mandatarios, desde Salinas hasta AMLO:

 Andrés Manuel López Obrador- “El Cacas” o “El Peje”

 

Lo apodaron “El Peje” como contracción de pejelagarto, una especie muy común de Tabasco, su estado natal. Pero recientemente se ganó el apodo de “El Cacas”, cuando dijo que los corruptos estaban quedando mal vistos y exclamó: “¡Fuchi caca!”, una de las múltiples frases que AMLO ha hecho famosas, y que en esta ocasión han sido la excusa perfecta para ponerle un apodo. 

 

 

 

 

Peña Nieto- “Lord Peña” o “Peña Bebé”

A través de un comentario en su cuenta de Instagram, el mandatario reveló que su apodo favorito era “Peña Bebé”. Pero uno de los más utilizados en los memes y por los youtubers fue "Lord Peña", para incluirlo dentro de aquellas personas que con sus desagradables actos han sido nombrados "Lords" o "Ladys"...

Felipe Calderón- “Fecal”, “Comandante Borolas”

El apodo de Fecal surgió como una contracción despectiva de FE-lipe CAL-derón. A finales del año pasado, AMLO se refirió a Calderón como “Comandante Borolas”, en relación al personaje con el mismo nombre que aparecía en las películas de la Época de Oro del Cine Mexicano. Ésto para burlarse del atuendo militar usado por el expresidente en un evento público en Michoacán.

Vicente Fox Quesada “Presichente” o “Chachalaca”

Mientras que el primero era un apodo muy evidente sobre su nombre, el mote de “Chachalaca” le llegó a Fox debido a que durante la campaña presidencial de 2006, AMLO lanzó la célebre frase “Cállate chachalaca” hacia él; desde ese momento Vicente Fox fue conocido así en los bajos mundos. 

Ernesto Zedillo Ponce de León, “Pedillo”

Entre sus opositores se le denominaba “Pedillo”, “porque salió sin querer”... Recordemos que Zedillo fue electo como candidato sustituto del PRI a la presidencia de México en 1994 cuando Luis Donaldo Colosio fue asesinado. Ernesto Zedillo fue presidente de desde el 1 de diciembre de 1994 hasta el 30 de noviembre de 2000.

Foto: Tomada de Internet

Carlos Salinas de Gortari, 'El Inombrable' o 'El Chupacabras'

Carlos Salinas de Gortari, fue conocido popularmente como el “Pelón de Agualeguas”, también le decían La Ardilla (por orejón, cola de rata y vivir en los pinos).

Otro de sus apodos fue 'El Chupacabras' esto debido a la cortina humo que desató la prensa del país por la presunta aparición de un ser que absorvía la sangre de animales de granja, esto ante la crisis económica de 1993 y la devaluación del peso,  pero tal vez su apodo más conocido es El Inombrable, apelativo que le puso AMLO para no nombrarlo.

Con información de El Universal y El Heraldo de México