AP
Para los militares es una afirmación de la necesidad de organizarse de manera más efectiva para la defensa de los intereses estadounidenses en el espacio, especialmente los satélites

El presidente Donald Trump celebró este viernes el lanzamiento oficial de la Fuerza Espacial (Space Force), el primer nuevo cuerpo militar en más de 70 años y un proyecto que él mismo impulsó.

Apenas dos días después de haber sido acusado por la Cámara de Representantes, Trump firmó la Ley de Autorización de Defensa Nacional 2020, anotándose una victoria en lo que ha sido una de sus principales prioridades en materia de seguridad nacional.

Esta ley es parte de un paquete de gasto gubernamental de 1.4 billones de dólares, incluido el presupuesto del Pentágono, que proporciona un flujo constante de financiamiento para el muro fronterizo de Trump e invierte los recortes automáticos en los programas de defensa y nacionales.

"El espacio es el nuevo dominio de guerra en el mundo", dijo Trump el viernes durante la ceremonia de firma en la Base Conjunta Andrews, a las afueras de Washington. “Entre las amenazas graves a nuestra seguridad nacional, la superioridad estadounidense en el espacio es absolutamente vital. Y estamos liderando, pero no estamos liderando lo suficiente, y muy pronto estaremos liderando mucho".

La Fuerza Espacial ha sido una apuesta segura en los mítines políticos de Trump, pero para los militares se ve más seriamente como una afirmación de la necesidad de organizarse de manera más efectiva para la defensa de los intereses estadounidenses en el espacio, especialmente los satélites utilizados para la navegación y las comunicaciones. La Fuerza Espacial no está diseñada ni destinada a poner tropas de combate en el espacio.

"Nuestra dependencia de las capacidades basadas en el espacio ha crecido dramáticamente, y hoy el espacio exterior se ha convertido en un dominio de guerra propio. Mantener ese dominio en el espacio ahora será la misión de la Fuerza Espacial”, dijo este viernes a la prensa el secretario de Defensa, Mark Esper.

El espacio se ha vuelto cada vez más importante para la economía estadounidense y para la vida cotidiana. El Sistema de Posicionamiento Global, por ejemplo, proporciona servicios de navegación a militares y civiles. Su constelación de aproximadamente dos docenas de satélites en órbita es operada por el Ala Espacial 50 desde un centro de operaciones en la Base de la Fuerza Aérea en Schriever, Colorado.

En un informe de febrero pasado, el Pentágono afirmó que China y Rusia se han embarcado en grandes esfuerzos para desarrollar tecnologías que les permitan interrumpir o destruir satélites estadounidenses y aliados en una crisis o conflicto.

"Estados Unidos enfrenta serios y crecientes desafíos a su libertad para operar en el espacio", decía el informe.

Cuando se dirigió públicamente al Pentágono en junio de 2018 sobre la creación de una Fuerza Espacial, Trump habló de la misión espacial militar como parte de una visión más amplia de lograr el dominio estadounidense en el espacio y finalmente Trump obtuvo su cuerpo espacial, al que muchos demócratas se opusieron.

Sin embargo, por el momento tampoco se trata de un cuerpo independiente. En lugar de ser su propio departamento militar, como la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea, la Fuerza Espacial será administrada por el secretario de la Fuerza Aérea. La ley exige que el general de cuatro estrellas que liderará la Fuerza Espacial, con el título de Jefe de Operaciones Espaciales, sea miembro del Estado Mayor Conjunto, pero no en el primer año de la Fuerza Espacial.

Según anunció el propio presidente, el líder será el general de la Fuerza Aérea John W. Raymond, el comandante del Comando Espacial de EEUU.

AP

La Fuerza Espacial es el primer servicio militar nuevo desde que la Fuerza Aérea se separó del Ejército en 1947. La Fuerza Espacial será el proveedor de fuerzas del Comando Espacial de los Estados Unidos, una organización separada establecida a principios de este año como supervisora de las operaciones espaciales de los militares.

La división de responsabilidades y activos entre la Fuerza Espacial y el Comando Espacial no ha quedado totalmente esclarecida.

La Fuerza Espacial será pequeña, en comparación con otros servicios similares. Inicialmente tendrá unas 200 personas y un presupuesto para el primer año de 40 millones de dólares. El servicio militar más grande, el Ejército, tiene alrededor de 480,000 soldados en servicio activo y un presupuesto de aproximadamente 181,000 millones.

El Pentágono gasta alrededor de 14,000 millones al año en operaciones espaciales, la mayoría de las cuales salen del presupuesto de la Fuerza Aérea.

AP

Kaitlyn Johnson, experta en política espacial en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, ve la creación de la Fuerza Espacial como un movimiento importante, pero duda que resulte tan trascendental como sugieren los funcionarios de la administración Trump. El vicepresidente Mike Pence ha promocionado la Fuerza Espacial como "el próximo gran capítulo en la historia de nuestras fuerzas armadas". Y Esper, a principios de esta semana, llamó a esto un "momento épico" en la historia militar estadounidense reciente.

Johnson dice que la oposición de los demócratas a hacer de la Fuerza Espacial una rama separada de las fuerzas armadas significa que podría reducirse o incluso disolverse si un demócrata gana la Casa Blanca el próximo noviembre.

Más tarde el viernes, mientras volaba a su centro turístico de Florida a bordo del Air Force One, Trump firmó una legislación que mantendrá el financiamiento del gobierno hasta el 30 de septiembre.