AP
Esta campaña no contarán con hasta tres jugadores que fueron estelares el año pasado

Si perder el título el año pasado y luego soportar la partida de Kevin Durant y Andre Iguodala, ponía a los Warriors fuera de protagonismo, siquera para pelear el título de la Conferencia del Oeste, ahora que se confirmó que es muy poco probable que Klay Thompson regrese en la temporada, los pone aún en más aprietos.

El propio entrenador del equipo fue quien dio la difícil noticia sobre el guardia estrella del equipo de Golden State, el cual tendrá una larga recuperación de un desgarro de ligamento cruzado.

Hay que recordar que el desgarro de Thompson ocurrió en el sexto juego de la Serie de las Finales de la NBA, el cual terminaron perdiendo contra los Raptors de Toronto.

Una primer declaración por parte del equipo la dio el gerente general, Bob Myers, quien el mes pasado aseguró que Klay tenía esperanzas de volver para la segunda parte de la campaña, una vez concluida la semana del Juego de Estrellas.

Sin embargo, Kerr fue más realista respecto a la situación del jugador en una entrevista a la NBC Sports Bay Area, donde reconoció que son mínimas las posibilidades de poder contar con Thompson esta campaña.

“Es poco probable que juegue este año”, dijo Kerr. “Entonces tenemos que entender eso. Hay que verlo de manera realista. Tuve un ACL (desgarro) en la universidad, y me perdí toda una temporada. En general, un ACL para un jugador de baloncesto requiere una recuperación de todo el año, y si es un año completo para Klay, eso lo saca para la temporada”, dijo Kerr.

Thompson, de 29 años, se sometió a una cirugía para reparar el desgarro el 1 de julio.

Ya el mes pasado, el propio jugador había adelantado algo sobre su futuro inmediato con Warriors, indicando que su salud es primordial para poder hacer buen impacto y mantener una larga carrera en la NBA.

“Lo último que quieres hacer es regresar rápidamente, especialmente para un jugador como yo que quiere jugar hasta cercano los 40 años”, dijo Thompson el 30 de septiembre. “Quiero jugar a un nivel alto hasta ese momento, también. Por mucho que me mate no estar en la cancha, la paciencia es una virtud, y volver corriendo no sería muy inteligente”.