Es prioridad que las personas y empresas que quieran o que ya utilizan esta tecnología alienten a sus trabajadores a adquirir nuevas habilidades. ESPECIAL
El poco interés de los mexicanos por conocerla y saber utilizarla estancaría su crecimiento

CDMX.- La inteligencia artificial (IA) ha tenido un auge en México. Con sólo mirar alrededor se pueden encontrar buscadores sofisticados que crean espacios de interacción o aparatos que realizan acciones al escuchar la voz; sin embargo, el poco interés de los mexicanos por conocerla y saber utilizarla estancará su crecimiento.

La IA pretende que máquinas y software sean capaces de pensar o reaccionar como un ser humano con el fin de reducir costos, automatizar los procesos de producción, evitar riesgos y aumentar más de 15% la utilidad de los empleados, según expertos.

Para Javier Murillo, director de Metrics, empresa mexicana con siete años de experiencia en el manejo de la IA, existe un riesgo de que la inteligencia artificial pase de su apogeo a un etapa de decepción, ya que las compañías y la población la introducen en sus servicios o vida cotidiana sin comprender sus características, lo que conlleva a que su capacidad no sea observada y que sus proyectos sean poco exitosos.

El funcionamiento de la IA, dice, se trata de un conjunto de datos (información) que son recopilados en un ordenador con el fin de que éste pueda ofrecer por sí mismo soluciones a cualquier problema al que una persona se pueda enfrentar usando una aplicación o un aparato que maneje IA.

IDENTIFICAR ÁEREA DE VALOR

Por ello, agrega, entender cómo funciona ese sistema hace posible que las empresas identifiquen en qué área pueden agregar valor sin convertir a sus empleados en obsoletos, así como los usuarios comprender las diversas oportunidades que tienen al disponer de ella y así abrir ventanas de productividad y consumo en el país.

En su opinión, poseer las herramientas y el conocimiento ayuda a que a las pequeñas, medianas y grandes empresas comprendan cómo hacer uso de esta tecnología y los posibles riesgos y crecimientos que ésta puede traer si se desarrolla de manera correcta. De lo contrario, los resultados que podrían obtener en meses, lo harán en años o simplemente no los tendrán.

“Si quieres automatizar el servicio al cliente, tendrías que guardar todas las conversaciones que has generado con ellos de una forma estructurada para que un científico de datos pueda estudiarlas, determinar variables, diseñar, así como comenzar la configuración en el operador”, explica Murillo a esta casa editorial.

Hoy, cualquier tecnología basada en IA es utilizada una vez al día”.
Gustavo Parés, director de NDS Cognitive Labs.

Este tipo de tecnología, aclara el empresario, requiere de científicos de datos, personas con una alta calificación técnica para resolver problemas informáticos, que encaminen a las empresas hacia el aprendizaje profundo y así la compañía pueda ofrecer productos y servicios personalizados.

No obstante, explica que algunas empresas mexicanas introducen la IA únicamente para no quedarse atrás y sin una visión de desarrollo. En suma, agrega, llegan a contratar a personas no especializadas en la materia, quienes crean productos o servicios inservibles que desilusionan a la población de querer adquirirlos.

El especialista acepta que la IA eliminará algunos empleos considerados como repetitivos, una consulta u ofrecer un servicio por teléfono, pero al mismo tiempo obligará a las empresas a capacitar a todo su personal, generar nuevos puestos de trabajo y a abrir espacios de estudio sobre esta tecnología para los jóvenes.

¿REMPLAZO U OPORTUNIDAD?

Por su parte, Gustavo Parés, director de NDS Cognitive Labs, empresa internacional líder en el desarrollo de IA, consideró que introducir la inteligencia artificial en las organizaciones no siempre implica la sustitución de las personas, sino que ambas se complementan para direccionar la concentración a problemas más importantes.

Ante ello, asevera, es prioridad que las personas y empresas que quieran o que ya utilizan esta tecnología alienten a sus trabajadores a adquirir nuevas habilidades para que accedan a los nuevos puestos de empleo, ya que en este sistema, a pesar del camino largo que tienen por recorrer, se encuentran en una posición privilegiada para volverse un jugador clave en la revolución de la inteligencia artificial: “Hoy, cualquier tecnología basada en IA es utilizada una vez al día”.

Importante que las empresas en México estén abiertas a enfrentar las complejidades que conlleva entender lo que hace la inteligencia artificial.

En la actualidad, 29% de las tareas laborales son realizadas por una máquina como resultado de los avances tecnológicos. Esta cifra prevé la reducción de 75 millones de empleos para 2025, según información del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés).

Los especialistas coinciden en que es necesario incrementar la enseñanza de habilidades computacionales en los distintos niveles de educación, en los que actualmente sólo se imparten los conocimientos de paquetería. Además, afirman que es necesario crear nuevas oportunidades para el talento mexicano, las cuales permitan construir inventos propios en materia de IA.

“Al no encontrar oportunidades, los jóvenes deciden desplazarse a otras ciudades. Esto conlleva a que el país, en vez de ser un creador o productor de tecnología, siga siendo un consumidor y copie los proyectos de otras empresas”, explica el director de Metrics.

A nivel mundial el impacto de la automatización puede ser lento para los trabajadores de todos los niveles educativos, pero a largo plazo se estima que aquellos con niveles bajos correrían el riego de ser desplazados por máquinas, de acuerdo con un estudio de la red de servicios profesionales y negocios, PriceWaterhoyseCoopers (PwC).

SECTORES AFECTADOS

La investigación describe que los sectores más afectados serán el financiero, de transporte y salud, en los que los algoritmos de la inteligencia artificial pueden conducir a análisis y evaluaciones más rápidas y eficientes.

Actualmente 69% de los empresarios mexicanos consideran que la IA tendrá un impacto más importante que el Internet, mientras que 86% está muy de acuerdo en que esta tecnología cambiará la forma de hacer negocios en los próximos cinco años, aunque sólo 19% ha introducido iniciativas de este tipo en sus negocios.

Por esta razón, concluyen los especialistas, es importante que la población y las empresas mexicanas estén abiertas a enfrentar las complejidades que conlleva entender lo que hace la IA, para así hacerla comprensible, cerrar brechas en su aplicación y crear propuestas innovadoras.

ESPECIAL

EL DATO:

Poseer las herramientas y el conocimiento ayuda a que a las pequeñas, medianas y grandes empresas comprendan cómo hacer uso de esta tecnología y los posibles riesgos y crecimientos que ésta puede traer si se desarrolla de manera correcta