Foto: Especial
Las autoridades afirman que hicieron una consulta, divulgan que están haciendo foros y hasta un festival llamado El Tren Nos Une, pero indígenas mayas sostienen que no les han preguntado

Por Andrea Vega/@EAndreaVega para Animal Político
 
 
La península de Yucatán ya tiene graves problemas de deforestación, contaminación y pérdida de la cultura maya por proyectos de energía eólica, mega granjas porcícolas, el monocultivo de la soya transgénica y los desarrollos turísticos, entre otros. “A eso se sumará ahora el Tren Maya para terminarnos de fregar”, dice Pedro Uc, habitante de la comunidad de Buctzotz, en Yucatán. 

El Tren Maya es un proyecto para construir un tren turístico, de pasajeros y de carga que incluye 1,525 km de vías alrededor de la península de Yucatán. De acuerdo con un análisis de la organización GeoComunes, uno de los efectos de este gran proyecto será la expansión inmobiliaria, que ya ha impactado ciudades como Cancún y Mérida. 

En zonas poco urbanizadas ya hay planes para aprovechar el tren. En Calakmul se pretende aplicar un proyecto urbano, conocido como la “Primera Nueva comunidad Calakmul”, con capacidad para recibir hasta 3 millones de turistas anuales.

Pedro Uc, integrante de la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xiinbal –que ya ha emitido pronunciamientos públicos manifestando su oposición al tren junto con otras organizaciones, como el Centro Comunitario U kúuchil k ch’i’ibalo’on, el Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes, el Colectivo K-luumil x’ko’olelo’ob, la Red de Resistencia y Rebeldía Jo’, y la USAEC Apicultores Sociedad Cooperativa– dice que las comunidades nunca le pidieron un proyecto así al gobierno federal. 

“Creímos que con el nuevo gobierno las cosas iban a cambiar, que se iba a frenar eso de traer proyectos ideados desde fuera de las comunidades, y resulta que nos llega la noticia de un tren maya. Al gobierno federal le hemos hecho muchas propuestas para ayudarlo a impulsar el desarrollo como nosotros lo pensamos, y nunca les hemos pedido algo así”, comenta Uc. 

En conferencia de prensa para presentar una herramienta de visualización cartográfica en línea –desarrollada por GeoComunes y el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS)– que permite analizar la magnitud del problema que enfrentan las comunidades mayas por los mega proyectos, habitantes de Yucatán y Quintana Roo señalaron que se sienten en un grave riesgo por la lógica de desarrollo del gobierno. 

Wilma Esquivel Pat, vicepresidenta del Centro Comunitario U Kuuchil K Chibalom y habitante de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, señala que en esta región ven con preocupación lo que está sucediendo en lugares cercanos como Cancún y la Riviera Maya.

Lee la nota completa en Animal Político