La “China Suárez”, mujer de 30 años quien hoy enfrenta en prisión cargos por más de 150 asesinatos en los que habría tenido participación. Se trata de uno de los personajes más poderosos y temidos en el mundo de los cárteles en México

El mundo de los carteles de narcotráfico está compuesto por una serie de agrupaciones ilícitas, todas peligrosas, violentas y en general lideradas por hombres, pues se trata de un “rubro” donde impera el machismo. Las figuras más imponentes de los cárteles son hombres.

Sin embargo, en este adverso contexto surge la figura de la “China Suárez”, mujer de 30 años quien hoy enfrenta en prisión cargos por más de 150 asesinatos en los que habría tenido participación. Se trata de uno de los personajes más poderosos y temidos en el mundo de los carteles que atemorizan México.

A la ex jefa de sicarios de las Fuerzas Especiales del Cártel de “Los Dámaso”, Melissa Margarita Calderón Ojeda alias “La China”, se le señala como presunta responsable de la ola de violencia en La Paz, Baja California Sur, donde hasta hoy se han registrado 178 crímenes en una lucha por el control de la plaza del narcomenudeo en la capital sudcaliforniana.

Según las informaciones mexicanas, Calderón Ojeda era líder de sicarios de las fuerzas especiales de la organización criminal “Los Dámaso”, que trabajaban para el Cartel de Sinaloa, cuya jefatura recae en Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

La joven de 30 años de edad se convirtió en la mujer más poderosa dentro del cártel, señalan algunos medios. Era un “monstruo maníaco” que compraba a la Policía, secuestraba a sus enemigos y arrojaba las partes de sus cuerpos desmembrados en las puertas de los hogares donde habitaban sus familias, según narró a la Policía Federal, su novio y segundo al mando, Pedro “El Chino” Gómez.

Muy molesta por que “Los Dámaso” la degradaron de cargo dentro de la estructura criminal, fundó su propio Cártel que controló la plaza de Baja California Sur, hasta que fue arrestada sin un sólo disparo, mientras intentaba huir del estado por avión desde el aeródromo de Cabo San Lucas.

El diario británico Daily Mail hizo el recuento de cómo fue el ascenso y la caída de “La China”, y según sus fuentes, tenía horrorizados a los propios miembros de su cártel, por el “monstruo” en que se había convertido.

De acuerdo con el medio extranjero, fue el propio “Chino”, su ex pareja sentimental, el que negoció información con las autoridades sobre dónde se encontraba su novia, e incluyó la ubicación de los “cementerios secretos” de “La China”, todo a cambio de una sentencia reducida.

EL ASCENSO Y DESCENSO DE UNA LÍDER CRIMINAL

Calderón Ojeda se involucró en el crimen organizado en el año 2005, cuando comenzó a trabajar para el cártel de “Los Dámaso”, cártel en el que rápidamente ascendió debido a su crueldad y fiero temperamento, señala el Daily Mail.

Por ello fue nombrada comandante de su brazo armado en 2008, puesto desde donde se hizo del territorio de guerra de la organización, que impuso su autoridad sobre la capital del estado, La Paz, así como de la popular localidad turística de Cabo San Lucas, visitada por cientos de miles de personas cada año.

La organización tiene vínculos con el Cártel de Sinaloa que opera en BCS, una de las regiones principales del país para el contrabando de drogas y es encabezada por el prófugo de la justicia, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”.

Ya como comandante de “Los Dámaso”, “La China” supuestamente comenzó orquestar asesinatos y tomar el control de vastas zonas de la ciudad. Así, los asesinatos en Baja California Sur se triplicaron durante los siete años que estuvo al frente del brazo armado del cártel.

El diario asegura que a pesar de que la narco cultura narco está dominada por hombres, “La China” inspiró la lealtad de sus tropas, y se dice que repartía bolsas gratuitas de cocaína a los que ella pensaba que había hecho bien su trabajo.

Sin embargo, algo ocurrió. En junio pasado “Los Dámaso” le pidieron a “La China” que dimitiera de su cargo como jefa de sicarios, tras el regreso de Abel Quintero, un asesino experimentado que recién había sido liberado de prisión.

“Furiosa por su descenso de categoría, desertó del Cártel de ‘Los Dámaso’ y anunció la formación de su propia organización criminal”, asegura el rotativo extranjero.

“La China” declaró la guerra a sus antiguos patrones y socios, e intentó tomar el control de La Paz y luego de Los Cabsos. Con ella como la cabeza, “El Chino” tomó el papel de segundo al mando, Sergio “El Scar” Beltrán se convirtió en asesino en jefe, Rogelio “El Tyson” Franco fue puesto a cargo de la logística, y Pedro “El Peter” Cisneros se convirtió en jefe de ventas de narcóticos y de eliminación de cuerpos de enemigos.

Además de las “altas esferas” de su cártel, “La China” tenía más de trescientos comerciantes y soldados que montaban unas motocicletas color rojo para identificarse a nivel de calle, indica el Daily Mail.

“En el posterior estallido de la violencia, las tasas de mortalidad en la capital del estado se dispararon de 46 asesinatos en 2014, para el mismo número en tan sólo dos meses. ‘La China’ y su brutal cártel se convirtieron en la más alta prioridad de la Policía, y ella se vio obligada a cambiar regularmente de casas de seguridad y vehículos, por lo que no fue capturada”, asegura el diario británico.

A principios de agosto, “La China” y sus secuaces se preocuparon de que sus vehículos eran conocidos por las autoridades y temerosa de ser rastreada, la narcotraficante ordenó a “El Tyson” comprar una nueva camioneta.

“El Tyson” organizó que dos amigos de sus padres le vendieran su camioneta a “La China”, pero cuando llegaron a ofrecer su vehículo, la mujer los había asesinado para no pagarles. Fue entonces que “El Peter” fue llamado a la acción y se llevó los cuerpos a una zona aislada, al norte de la ciudad.

Sin embargo, cuando “El Tyson” llegó al lugar y vio que sus amigos inocentes fueron asesinados brutalmente, se enojó y amenazó con ir a la policía, asegura el Daily Mail. En un ataque de rabia por su traición, “La China” supuestamente cortó los antebrazos de “El Tyson”, antes de matarlo. Ella lo había enterrado junto a sus otras víctimas en la misma tumba sin nombre, dice el rotativo extranjero.

Poco después, “El Scar” asesinó a su prostituta favorita, después de que ella se negó a tener cualquier trato más con él, a causa de sus gustos sexuales violentos.

“El colmo”, afirma el medio británico, fue cuando “La China” se dio cuenta de que un narco de su ex cártel estaba luchando contra ella por el territorio en La Paz. Después de un intento fallido de secuestro de “El Tocho”, los sicarios de “La China” lograron detener a la novia de “El Tocho”, Lourdes, que torturaron para obtener información y luego asesinaron al día siguiente. Lourdes, junto con la prostituta asesinada por “El Scar”, fue enterrada en una tumba cerca de las tres víctimas anteriores.

“El novio de ‘La China’, ‘El Chino’, horrorizado por el monstruo en el cual su novia se había convertido, dejó su recién formado cártel y fue rápidamente capturado por la policía”, dice el Daily Mail.

“El Chino” fue entonces trasladado a la Ciudad de México y al ser interrogado, rápidamente denunció el comportamiento de “La China”, una espiral “fuera de control”, historia corroborada por “El Peter” cuando fue detenido una semana después.

“El Peter” supuestamente había estado involucrado en una persecución policial a alta velocidad por las calles de La Paz, pero fue capturado cuando trataba de huir a pie. El hombre de 50 años de edad, fue capturado y llevado a un interrogatorio, donde confirmó la historia dicha por “El Chino”, además de que otorgó a la Policía la ubicación de las tumbas secretas, por lo que los cinco cuerpos fueron recuperados, mostrando signos de haber sido asesinados de cuatro a seis semanas antes.

Con información de Guioteca y SinEmbargo