Foto: Animal Político
La singular escena está a pocos metros de la esquina de las calles Moliere y Homero, en colonia Polanco. A dos días de los hechos, las autoridades no han explicado por qué se resguarda así el lugar

Por Francisco Sandoval/@Mrterremoto para Animal Político 
 
La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) improvisó con lo que tenía a la mano para resguardar una escena del crimen, y decidió utilizar tres scooters o monopatines eléctricos, así como cinco maceteros con árboles, para acordonar el lugar donde fue asesinada una persona el pasado lunes 13 de mayo en la colonia Polanco.

La singular escena está a pocos metros de la esquina de las calles Moliere y Homero, colonia Polanco Chapultepec, delegación Miguel Hidalgo, donde ocurrió el crimen.

En este lugar no hay policías que resguarden la escena. Lo que resalta son los tres monopatines de la empresa Lime, considerada una de las más grandes compañías de scooters eléctricos compartidos en el mundo, a los que se les ató una cinta de plástico color amarilla con la leyenda “precaución”.

Además, en el interior del polígono conformado por los scooters y la cinta amarrilla, se encuentra un manchón de sangre seca perteneciente a la víctima, así como una sábana oscura que utilizaron los peritos de la PGJCDMX para tapar el cuerpo antes de ser recogido por el servicio médico forense.

Foto: Animal Político

Desde el primer día de los hechos, policías de la CDMX utilizaron tres scooters de la empresa Grin para proteger la escena, pero dos días después, el lugar se mantiene acordonado con los monopatines.

Para la empresa Lime, dueña de los scooters, si bien los patines son para sustituir a los automóviles, “definitivamente la delimitación de escenas de crimen no está dentro de sus usos”, sin embargo, dicen comprender que fue una medida emergente y en el entendido que no será una constante, se mostraron tranquilos con “haber contribuido de alguna manera con las autoridades”.

En tanto, la Procuraduría no ha explicado el por qué se resguarda la escena del crimen con los scooters y tampoco ha dicho porque sigue a la vista el manchón de sangre de la víctima.

La dependencia tampoco ha informado públicamente sobre avances en las investigaciones del crimen, cuyo principal móvil, según se manejó desde un inicio, fue un presunto intento de robo.

De acuerdo con el “Manual de buenas prácticas en la Escena del Crimen”, realizado por el Grupo Iberoamericano de trabajo en la escena del crimen del que México forma parte, la liberación de una escena de este tipo se da cuando las autoridades investigadoras ya no cuentan con evidencias para recopilar en el lugar. Liberar el lugar… “es una actuación que debe ser dirigida y supervisada en cada caso por el responsable del equipo técnico o la autoridad competente”, señala el grupo de expertos.

El Protocolo Nacional de Actuación Policial del Primer Respondiente recomienda que para el acordonamiento de escenas de crímenes ocurridos en lugares abiertos, los policías -que suelen ser los primeros respondientes de un hecho criminal- podrán emplear “cinta barrera, patrullas, personas, conos, postes o cualquier medio que delimite el lugar”.

Sin embargo, también se menciona que cuando el Policía Ministerial arriba a la escena del crimen el primer respondiente le entrega el lugar resguardado, le informa sobre los hechos ocurridos, y es allí donde el policía ministerial aplica sus propios protocolos de actuación como resguardar las evidencias y llevarlas a un lugar seguro.

“Una vez concluido el procesamiento del lugar de los hechos o del hallazgo, o la priorización de los indicios y/o evidencias, el policía ministerial/ de investigación o la policía con capacidades  para procesar coordinan la liberación del lugar”, menciona el documento.