Foto: Especial
Los dos últimos años “fueron los más violentos” pues se registró un aumento del 30 por ciento los homicidios: en 2013 sumaron 84; en 2014, 65; en 2015, 61; en 2016, 76; en 2017, 95, y en 2018, 92

De 2013 a 2018, durante la administración de Enrique Peña Nieto, fueron asesinadas al menos 473 personas lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (Lgbt) por motivos relacionados con su orientación sexual e identidad y expresión de género.

Según el informe Violencia Extrema. Asesinatos de personas Lgbt en México: los saldos del sexenio (2013-2018), elaborado por Letra S y presentado hoy por el director general del suplemento de La Jornada, Alejandro Brito, los dos últimos años “fueron los más violentos” pues se registró un aumento del 30 por ciento los homicidios: en 2013 sumaron 84; en 2014, 65; en 2015, 61; en 2016, 76; en 2017, 95, y en 2018, 92.

En el primer cuatrimestre del 2019, se han registrado 28 asesinatos de personas de esta población, y se estima que de continuar “habrá un número al alza de este tipo de homicidios”.

De los colectivos que forman parte de la diversidad sexual y genérica, las mujeres trans “son las más expuestas a sufrir actos de violencia homicida” pues en los últimos seis años se registraron 261 asesinatos, lo que representa el 55 por ciento del total; seguidas de los hombres gays o homosexuales con 192 casos (40 por ciento).

Asimismo, se documentaron “los feminicidios de 9 mujeres lesbianas y una bisexual; además, los homicidios de cinco hombres bisexuales.

Durante la presentación del informe 'Violencia Extrema. Asesinatos de personas Lgbt en México: los saldos del sexenio (2013-2018)'. Imagen @CDHDF

En la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, donde esta mañana se presentó el informe, Alejandro Brito destacó que hay una cifra negra respecto al número de asesinatos de las personas Lgbt pues el documento se basa en notas periodísticas, y se estima que éste puede ser superior a los 473 contabilizados.

El promedio general de edad de las víctimas es de 32 años. Según la investigación, incrementaron las asesinatos de defensores o promotores de los derechos Lgbt, sobre todo de mujeres trans, al sumar 24. También se contabilizaron nueve portadoras de vih y 4 migrantes centroamericanos.

Respecto a la distribución geográfica, Letra S reiteró que Veracruz continúa encabezando la lista con al menos 43 asesinatos, seguido por Guerrero, 39; Quintana Roo, 33; estado de México, 30; Chihuahua, 28; Puebla, 27, y Tamaulipas, 25. “Estos siete estados concentran casi la mitad de asesinatos Lgbt”.

El documento señala que los patrones de violencia se dan en función de la identidad sexual y de género de las víctimas. “Mientras que la mayoría de los cuerpos de los hombres gays o homosexuales fueron encontrados en sus domicilios con múltiples heridas provocadas por objetos punzocortantes o asfixiados, los cuerpos de las mujeres trans fueron encontrados en la vía pública o en lotes baldíos con heridas provocadas por arma de fuego y punzocortantes”.

Agrega que el rasgo distintivo que caracteriza a los homicidios de personas Lgbt “es el ensañamiento con el que son cometidos”. Al menos 22 de las víctimas sufrió violencia sexual y los cuerpos de 60 mostraron marcas de tortura.

En cuanto a las líneas de investigación seguidas por las fiscalías y procuradurías estatales, Letra S destaca “la poca relevancia que conceden a la orientación sexual y a la identidad de género de las víctimas en sus pesquisas, y cuando se la otorgan lo hacen de manera prejuiciada”.

Al respecto, sólo en 10 por ciento de los casos se menciona el crimen de odio como posible línea de investigación; no así el estereotipo de “crimen pasional” que se sigue en 26.05 por ciento de éstas. Se registraron 24 asesinatos relacionados con el crimen organizado.

Se identificaron 136 presuntos responsables de los homicidios, de los cuales sólo 14 habían recibido sentencia condenatoria. Al momento del monitoreo 6 fueron liberados debido a fallas en el proceso.

Ante este panorama, Letra S exhortó a la Fiscalía General de la República a crear el Registro Nacional de Incidencia Delictiva en contra de personas Lgbt; así como que se homologue el tipo penal de “crímenes de odio o por prejuicio en los códigos penales del país y su aprobación en los 10 estados que faltan.