El titular de la STPS detalló que la cifra de condiciones de trabajo infantil pasó de 3 millones 38 mil en 2012, a dos millones 400 mil

Ciudad de México.- De acuerdo con las últimas cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el país trabajan 2.4 millones de menores a 15 años edad, informó Alfonso Navarrete Prida, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Navarrete Prida encabezó la Sexta Sesión Ordinaria de la Comisión Intersecretarial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y la Protección de Adolescentes Trabajadores en Edad Permitida en México.

"A principios de 2012 el Inegi señalaba que había en México 3 millones 38 mil niños en condiciones de trabajo infantil, hoy, en la última encuesta son 2 millones 400 mil.

"Y si nos vamos a ciertas mediciones son 2 millones 200, casi 2 millones 300 mil, es un buen dato que dice que pudimos incidir en las condiciones que hacen que un niño tenga que trabajar", dijo Navarrete Prida.

En la sesión de la Comisión, realizada en la sede de la STPS, en la que participó Geraldina González, representante para México y Cuba de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se presentó el Modelo PREDICTOR, que buscará prevenir el trabajo infantil en América Latina.

De acuerdo con la OIT en la región trabajaban 20 millones de menores en el año 2000, cifra que disminuyó a 10.5 millones para 2016.

El Modelo PREDICTOR se comienza a aplicar de manera piloto en México, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Jamaica y Perú, para detectar las zonas en donde hay condiciones para que un menor sea empleado en cuestiones laborales.

De acuerdo con este modelo, en México si el menor es varón, la posibilidad de que trabaje aumenta 54.7 por ciento y, sin importar el sexo, si no va a la escuela esa posibilidad aumenta 240.48 por ciento.

Navarrete Prida mencionó que en el país se detectó que la pobreza va ligada con el empleo de menores, cuya actividad; además, no incide de manera favorable en la economía de la familia.

"Está más que comprobado que el trabajo infantil, en términos de la aportación económica a la familia no contribuye en gran medida; y no sólo eso, obstaculiza la permeabilidad de una familia en su desarrollo natural”, dijo el titular de la STPS, durante la presentación del Modelo PREDICTOR.

De acuerdo con la información de este modelo, en el país, por cada año que aumenta la edad de un menor, entre los 7 y los 15 años, la posibilidad de que labore también aumenta 20.69 por ciento.

Si el jefe de familia se dedica a actividades agrícolas, la probabilidad del trabajo infantil es de 28.8 por ciento, mientras que si la actividad principal es el comercio hay un 20.2 por ciento de que el menor tenga actividad laboral.

El estudio también revela que para los menores que viven en localidades urbanas, la posibilidad de que trabajen, en comparación con los menores en condiciones rurales, disminuye 47.96 por ciento.