Foto: Archivo
La ampliación del bulevar Los Pastores representará la conexión entre Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga en el sector nororiente y permitirá aminorar hasta un 30 por ciento la carga vehicular en el V. Carranza en horas pico

Ante la negativa de un vecino a permitir el paso de la obra en un terreno de su propiedad, la ampliación del bulevar Los Pastores tendrá una curva no planificada para sacarle la vuelta a dicha área.

Sobre el tema, Virgilio Verduzco, director de Obras Públicas de Saltillo, indicó que la extensión del área particular es de 2 mil 400 metros cuadrados, sobre la cual los propietarios se negaron a donar o a negociar de otra forma.

Una vez concluida, la ampliación del bulevar Los Pastores representará la conexión entre Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga en el sector nororiente y permitirá aminorar hasta un 30 por ciento la carga vehicular en el V. Carranza en horas pico; la obra arrancó en septiembre pasado, con una inversión de 30 millones de pesos.

“Ahí la mayoría de los propietarios aceptaron, excepto un persona, ahí tuvimos que hacer una pequeña desviación, pero el bulevar sigue trabajando, hemos de estarlo terminándolo para finales de este mes”, señaló Verduzco.

 

El funcionario municipal indicó que esta incidencia no representó más gasto en la obra, aunque sí implicó pasar por los terrenos de otras personas.

“¿Qué representa? No es más gasto, pero no es lo ideal, es mejor pasar recto e ir definiendo ya los trazos de los bulevares de la ciudad, pero cuando no hay disponibilidad de los particulares, se complica; en esta obra sí se pudo hacer un pequeño desvío para poder salir.

“No incrementa (el costo), puede tener algo extra sobre todo para las personas que sí donaron los predios, ellos aportaron gran cantidad de metros cuadrados a la ciudad, lo cual se los agradecemos y cuando hay personas que no aceptan tenemos que ver cuáles son las opciones con las que contamos”, indicó.

Verduzco aseguró que se hizo el esfuerzo, pero los propietarios del terreno en cuestión simplemente no accedieron.

“La verdad se trató de hablar con ellos, no hubo comunicación en sí, no hubo acceso, primero habían comentado que no había problema, y después… se rajaron, como dicen”, aseveró.

“Tarde o temprano va a tener que hacerlo ( pavimentar ese terreno), es un área que ya está reservada para la ciudad, no es área vendible, no es área comercial; cuando quiera realizar un desarrollo en esa área va a tener que hacer la pavimentación”, adelantó.