Especial
Se dieron 5 fallecimientos en Saltillo y uno en Ramos Arizpe; señalan expertos que pandemia agudiza trastornos emocionales, por lo que es vital una rápida atención de casos de depresión

La Región Sureste de Coahuila ha registrado seis suicidios en lo que va de la Semana Santa, es decir, por lo menos un caso por día entre el lunes 29 de marzo y el viernes 2 de abril. En todo el 2021 ya van acumulados 28 casos.

De acuerdo con especialistas de la Facultad de Psicología, con la pandemia se han agudizado los padecimientos por trastornos emocionales que derivan en depresión y frustración, que a su vez posteriormente pueden provocar suicidios.

“Sí se ha observado en diferentes análisis que hemos realizado que en el periodo vacacional se rompe la rutina, algunas personas quizá regresan a estar en ambientes familiares en donde presentan algún malestar o tienen relaciones interpersonales conflictivas que pudieran detonar una ideación suicida”, explicó la psicóloga Karla Valdés.

La experta señaló que, por la pandemia, algunos pacientes deciden suspender sus tratamientos psicológicos por las restricciones sanitarias, pues de acuerdo con un estudio realizado con alumnos de la Universidad Autónoma de Coahuila, la mayoría prefiere llevar terapia mediante una atención directa y en menor medida por una vía remota.

En lo que va de la Semana Santa, entre el lunes 29 de marzo y el viernes 2 de abril, en la Región Sureste se han cometido seis suicidios, por lo menos uno en cada día de ese periodo. Cinco casos se dieron en Saltillo y el otro ocurrió en Ramos Arizpe.

Según se ha documentado, en lo que va del 2021 se han registrado en la Región Sureste de Coahuila 28 fallecimientos por suicidio.

Durante la pandemia por el COVID-19, la salud mental ha cobrado gran relevancia entre la población en general que presenta cuadros de depresión, que para un porcentaje se ha exacerbado y se ha convertido en un tema patológico.

La tendencia de alza en detecciones de casos de depresión se frenó en 2020, que registró 40 por ciento menos que en 2019, es decir, de los mil 819 casos detectados en el 2019, en el año pasado (2020) se acumularon mil 285 casos.

A decir de los expertos, es consecuencia directa de la pandemia y la nueva normalidad, no sólo para el tratamiento de padecimientos psicológicos, sino también de muchas otras actividades cotidianas como la educación, el trabajo y el comercio. 

Según cifras del Boletín Epidemiológico de la Secretaria de Salud, en Coahuila durante el 2019 se diagnosticaron mil 819 casos de depresión, lo que representó un aumento del 80 por ciento en los pacientes con tal diagnóstico en comparación con el 2018, cuando apenas se registraron 968 casos en la entidad.

Como han explicado antes especialistas, la atención médica en 2020 se enfocó a la pandemia, dejando de lado otras enfermedades y trastornos. Esa tendencia continúa en 2021, por lo que los médicos psiquiatras han hecho un llamado a la atención de la depresión de forma pronta y eficaz.