Ted Cruz y Donald Trump, en busca de la candidatura republicana, están enfrascados en un lucha constante. Archivo
Al parecer fue desde la oficina de Marco Rubio de donde salieron los videos
Estos ataques son completamente falsos, son ofensivos para Heidi y para mí, son ofensivos para nuestras hijas”
Ted Cruz, senador republicano.

Los rumores que rodean a Ted Cruz y las acusaciones de que engañó a su esposa con cinco mujeres, se cree que pudo haberse cocinado desde el campamento de Marco Rubio y no del de Donald Trump, como se pensó inicialmente.

Durante meses, agentes anti-Cruz han lanzado una variedad de historias escandalosas y con tintes sexuales --en las que Ted es el protagonista--, a una serie de importantes publicaciones nacionales.

Breitbart News reveló que la historia “Cruz escándalo sexual”, levantó las ventas y que el video les llegó marcado con el rótulo, de un: “aliado de Rubio”.

El video es una recopilación en la que se ve: “A Cruz y a una mujer que no es su esposa, saliendo del restaurante Capitol Grille y un hotel, los martes y jueves”, esto según The Daily Beast.

Al final Breitbart News echó la historia abajo, porque “no había manera de verificar las afirmaciones”. Sin embargo, el video fue suficiente para que Nation Enquirer le diera juego a la nota.
Cruz creía que Donald Trump y sus secuaces eran los responsables de soltar el rumor, que ellos: “fueron extendiendo una mancha”;  lo que provocó una respuesta mordaz del candidato republicano.

Fue así que Cruz negó públicamente haber engañado a su esposa Heidi con cinco mujeres, hecho detallado en el National Enquirer, que menciona una noche con una prostituta y una llamada de mil dólares de una noache, a una línea sexual.

Además de negar el engaño, acusó a Donald Trump y a sus secuaces de estar detrás del infundio,  diciendo que su rival le había dado al Enquirer línea para difamarlo.

La acusación en contra de Trump lo llevó a emitir una extensa declaración, negando haber participado en el hecho.

TODA UNA POLÉMICA

El espectáculo del candidato conservador cristiano buscando defender la integridad de su matrimonio, acapara la atención del país.

Aunque en el Enquirer nunca se había nombrado a las mujeres con las que Cruz habría engañado a su esposa Heidi, dos nombres fueron revelados.

Esto se dio luego de que, a principios de esta semana, se hablara de que Ted Cruz estaba detrás del ataque a Trump, cuando su publicó una imagen desnuda de Melania, la esposa de Donald Trump.

Luego de esta publicación, Trump nombró a dos mujeres que se supone son amantes de Ted Cruz.

Liz Mair, un estratega política respetada, utilizó su Twitter para nombrar a Amanda Carpenter, un ex portavoz de Trump que ahora es colaboradora de CNN, y a una portavoz de Trump, Katrina Pierson, quien también es ex asesor Cruz.

Ambas negaron la acusación con firmaza, pero se encendió un fuego que Cruz tuvo que apagar de inmediato.

“‘Déjame ser claro. Esta historia de National Enquirer es basura”, dijo Cruz. “Es una mentira total y absoluta. Y es una que ha venido de Donald Trump y sus secuaces.

Luego se lanzó a un ataque contra Trump diciendo que su rival era una “rata”. “Pero no tengo ningún deseo de copular con él”.

Culpó a Roger Stone, un ex asesor de Trump y lo llamó con un insulto, y luego recordó las denuncias por los asuntos “sucios” en los que estuvo involucrado durante la administración de Nixon.

“Él es un hombre para el que se acuñó un término para copular con un roedor. Bueno, permítanme ser claro. Donald Trump puede ser una rata, pero no tengo ganas de copular con él. ‘

Luego usó Facebook para culpar directamente Trump.