Foto tomada de @LaCronicaDeHoy
En unas horas, Emilio Lozoya regrese a México para enfrentar las acusaciones de lavado de dinero por los sobornos recibidos durante su gestión en Pemex

Emilio Lozoya llegará en las próximas horas a México procedente de Madrid, España. Un avión oficial mexicano lo traerá para que enfrente las acusaciones de lavado de dinero.

De acuerdo con la investigación de las autoridades, Lozoya Austin recibió sobornos por 3.4 millones de dólares de la empresa Altos Hornos de México para que Pemex – de la que era director entonces- concretará la compra irregular de plantas de fertilizantes chatarra.

Apenas Lozoya descienda del avión, los médicos legislas verificarán su estado de salud y se procederá con su traslado inmediato al Reclusorio Preventivo Norte, donde se encuentran los jueces federales que concedieron las órdenes de captura.

Tras una nueva revisión de salud, ya bajo vigilancia judicial, Lozoya será presentado en audiencia pública ante un juez de control para que se revise si la detención fue legal y entonces se proceda con la imputación inicial. 

Dependerá de la FGR decidir si primero se presentan los cargos por el caso Odebrecht o el de Altos Hornos. Con independencia de lo anterior se tendrá que llevar a cabo una audiencia por cada caso.

Una vez formulada la imputación, Lozoya y sus abogados podrán definir si quieren que el juez defina en ese momento si se le vincula o no a proceso, o si en su defecto solicitan un plazo de 72 horas que puede extenderse hasta 144 horas. Es previsible que, tomando en cuenta la intención de colaboración que existe, el exfuncionario priísta decida no combatir ni retrasar dicha vinculación.