Dos años después (2019), la zona luce destruida por la construcción de la refinería de Pemex. ESPECIAL
El proyecto, que tendrá un costo de 8 mil millones de dólares, también tendrá un alto costo ambiental pues está destruyendo un ecosistema

El portal web Quartz publicó este jueves un reporte en el que muestra la destrucción de una amplia zona de manglares, en el lugar donde se construye la refinería de Dos Bocas, uno de los proyectos de infraestructura más relevantes en la agenda del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Bajo el título “México está destruyendo ilegalmente los árboles protegido de mangle para construir una refinería de 8 mil millones (de dólares)”, la publicación electrónica destaca el perjuicio ambiental que este proyecto supone.

Ilustrado con imágenes satelitales, Quartz muestra el antes (2017) y después (2020) de una amplia zona del puerto de Dos Bocas ,ubicado en el municipio de Paraíso, Tabasco, estado natal de López Obrador.

El texto realiza un recuento de los sucesos que han marcado el desarrollo del proyecto, destacando el hecho de que la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) impuso, en enero del 2019, una multa de 13.9 millones de pesos empresa responsable de talar los manglares.

Imagen satelital tomada en 2017 de Paraíso Tabasco, donde se aprecia el verde de los manglares.

De igual forma se destaca el alto riesgo de inundaciones del sitio que, de acuerdo con un reporte que habría sido entregado a PEMEX desde 2014, se ubica en el séptimo lugar entre las 35 instalaciones de la petrolera mexicana más amenazadas por el cambio climático.

La publicación recuerda en este sentido el hecho que, en diciembre de 2018, cuando el presidente López Obrador encabezó la ceremonia de colocación de la primera piedra de la futura refinería, ésta tuvo que llevarse a cabo en terrenos aledaños al sitio escogido, porque el área se encontraba inundada desde hacía meses.

El proyecto, que tendrá un costo de 8 mil millones de dólares, también tendrá un alto costo ambiental pues está destruyendo un ecosistema indispensable para combatir el cambio climático, señala Quartz.