Foto: Internet
Jorge Clarividente no descansó hasta comprobar que Geraldine sí le pagó por arruinar el rostro de la actual novia de su ex esposo Gabriel Soto

Entre más pasan los días, más fuerza toma la novela que se ha hecho alrededor de Geraldine Bazán, Gabriel Soto e Irina Baeva. Y es que luego de que Jorge Clarividente confirmara que Geraldine acudió a él para hacer un trabajo de brujería a la actual novia de su ex esposo, el brujo llevó a la revista TV Notas hasta el lugar en donde enterró “el trabajo” que hizo para desfigurar el rostro de la rusa.

“Geraldine acudió conmigo porque le confesó a Sherlyn que estaba mal con Gabriel, y ya luego cuando se separaron, volvió a venir conmigo porque decía que le seguía doliendo que Gabriel la hubiera cambiado por Irina, que aún lo amaba locamente y que quería recuperarlo a como diera lugar. La verdad me dio pena, porque aunque le dije que él no era un hombre fiel, ella estaba empeñada en recuperarlo, así que le hice una limpia”, dijo Jorge Clarividente recordando la primera vez que la actriz acudió a él.

 

Foto: Internet

Pero para mayor credibilidad, el brujo llevó a parte del equipo de TV Notas a desenterrar del panteón el trabajo que hizo para Geraldine por el que le pidió más de 120 mil pesos.

“En total yo le pedía más de 120 mil pesos… Porque necesitaba comprar varios animales, como corderos y sapos, y viajar a un rancho para hacer los sacrificios. Para un ritual que le hice se abre un cordero, se meten sapos, pelos de gatos, ingredientes especiales y fotos de Irina, y se cierra con todo y tripas. Esto serviría para que ella (Irina) no tuviera felicidad en su vida. También utilicé una vela negra en forma de pareja para el trabajo de separación y una blanca con figura de pene para que él no quisiera estar sexualmente con Irina”.

La imagen de Irina que había dentro de la bolsa con brujería. Foto: Internet
El "trabajo" en contra de Irina Baeva. Foto: Internet

En el panteón encontraron dentro de una tumba una bolsa la cual, según lo que el clarividente explicó, había una lengua de chivo, clavos, chiles y esencias destructoras.

Jorge Clarividente dijo que nada de lo que hizo causó efecto en Irina puesto que el trabajo que realizó, lleva tiempo. “Como te digo, los trabajos llevan su tiempo para que funcionen, y en este caso no terminé con éstos porque Geraldine dejó todo a medias”.

Con información  de TV Notas