EQUIPO. En la exhumación en el panteón La Paz participaron personas que han realizado trabajos en Tamaulipas. | Foto: Jordi Sifuentes
En el panteón La Paz la Fiscalía Especializada va a extraer los restos de 37 personas

La cifra de cadáveres sin identificar aumentó a 745 luego de que se efectuó una exhumación extraordinaria en Saltillo, informó ayer la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas de Coahuila.

José Ángel Herrera Cepeda, fiscal especializado, dijo que los cadáveres no identificados han ido en aumento, pues en un principio tenían 458, después 600 y ahora hay 745 sin identificar en el Estado y que fueron sepultados sin proceso de perfilamiento genético.

“La información que había en los panteones era muy escasa y se ha estado trabajando en los panteones a través de prospección, con fosas que no están registradas, y que no se sabe lo que hay dentro”, expresó.

El titular del mismo órgano especializado, informó que de los 85 cadáveres que se han exhumado hasta el momento desde que inició el plan de exhumaciones, y de los cuales se han recuperado muestras biológicas, únicamente se ha logrado identificar a 12 personas que han sido entregadas a sus familiares entre las cuales se encuentran personas de otras entidades, así como de un migrante.

Agregó que en la entidad también se ha logrado identificar a dos personas migrantes de origen hondureño que fueron sepultadas en la fosa común, por lo que ya se ha formalizado la comunicación con el consulado para la repatriación de los restos.

El equipo que participó en la exhumación extraordinaria del panteón La Paz, de donde se exhumarán 37 cadáveres a partir de este martes, con los tardarán otros 15 días en la recuperación de información genética, es el mismo que realizó un trabajo similar en el municipio de Miguel Alemán, Tamaulipas, donde recuperaron muestras biológicas de 200 cadáveres.

Herrera Cepeda agregó que en la entidad hay mil 300 muestras biológicas aportadas por familiares de personas denunciadas como desaparecidas, disponibles para comparar la información genética recuperada tanto de exhumaciones en fosas comunes como en las clandestinas.

El 24 de octubre de este año, la Fiscalía General del Estado señaló que en el 99 por ciento de los fragmentos encontrados en fosas clandestinas no había posibilidad de obtener restos genéticos y por lo tanto no era posible identificarlos, a menos que tuvieran equipos con tencología más avanzada.