Foto: Jetza Múzquiz
Sergio era conocido por sus vecinos como una persona tranquila y de buen corazón

Motivos aún inciertos para su familia fueron la causa que llevó a Sergio a viajar más de mil 600 kilómetros para lograr su objetivo en la ciudad que lo vio nacer, al interior del domicilio donde habitan sus padres.

Desde el pasado 15 de diciembre, Sergio y su joven hijo de tan solo 17 años llegaron a Saltillo, luego de cruzar gran parte del vecino país del norte, para reunirse con la familia y celebrar las fiestas decembrinas que no pudieron concluir.

Sergio, quien era conocido por sus vecinos como una persona tranquila, y de buen corazón, decidió culminar con su existencia, dejando un gran dolor a su esposa y tres hijos.

Las razones de la fatal decisión aún no están claras para sus allegados, quienes de manera anónima señalaron que todo transcurría perfecto, y su estancia en México estaba siendo de maravilla, por lo que les extrañó el lamentable hecho.

Mediante una publicación en Facebook su hijo Sergio, le dedicó un mensaje asegurando estar consciente de que jamás lo leería y catalogándolo como “el mejor papá que Dios me pudo dar”.

“Solo quiero decirte que siempre te recordaré y estarás conmigo siempre... me quede con muchas cosas que decirte, con muchas cosas que mostrarte, quería hacerte abuelo, que conocieras a mis hijos, incluso festejar juntos el campeonato del equipo que me inculcaste desde pequeño, no tengo palabras para explicar el vacío que me dejas”, declaró el menor.

La Fiscalía General del Estado aún investiga el hecho y lo que podría haber derivado en uno de los suicidios que más marcarían el 2018, que cierra con una cifra que representa una de las más.

Otro hecho que marcó a los saltillenses fue el sucedido el pasado 30 de abril, cuando un hombre asesinó a su hijo y posteriormente se suicidó cuando festejaban el Día del niño en un domicilio de la colonia Mirasierra.

Muchos menores se han vuelto involucrados en este tipo de hechos, lo que sin duda ha consternado, sobre todo aquel sucedido en el mes de noviembre, donde por segunda ocasión la familia Cepeda Rodríguez se vistió de luto, cuando una menor de tan solo 13 años se quitó la vida, a un año de que su hermano cometiera el mismo acto.

La colonia Santa Luz Analco en Ramos Arizpe también marcó un hecho trascendental cuando Johana de 13 años se quitó la vida cuando se encontraba sola en su domicilio, momento en el que trascendió que posiblemente una fuerza paranormal la habría orillado a cometer el suicidio.