Foto: Especial
Bindi Irwin, hija del reconocido “cazador de cocodrilos” ha compartido con sus seguidores las acciones que el Zoológico de Australia lleva a cabo para atender a decenas de miles de animales afectados por los incendios que azotan la región

Ciudad de México.- Los incendios forestales suscitados en Australia han causado una devastación en el país sin precedentes. Hasta el momento se han contabilizado 22 personas fallecidas a causa de la catástrofe que ha destruido más de seis millones de hectáreas y provocado que cientos de comunidades sean evacuadas, además de implicar la muerte de 500 millones de animales.

Ante una atrocidad de tal magnitud, varios famosos han salido a mostrar su apoyo y malestar en torno a la situación de la región, entre ellos se encuentra Bindi Irwin, la hija del reconocido cuidador y presentador de televisión Steve Irwin, el “cazador de cocodrilos”, fallecido en 2006.

La joven conservacionista compartió a través de su cuenta de Instagram la situación del Hospital de Vida Silvestre del Zoológico de Australia, fundado por sus padres y asistido por sus familiares, y los animales atendidos en éste.

“Nuestro Hospital de Vida Silvestre está más ocupado que nunca, ya que ha tratado oficialmente a más de 90,000 pacientes. Mis padres dedicaron nuestro Hospital de Vida Silvestre del Zoológico de Australia a mi hermosa abuela. Continuaremos honrándola siendo Guerreros de la Vida Silvestre y salvando tantas vidas como podamos”, señaló la joven.

La también actriz de 21 años recalcó el esfuerzo que el personal del Zoológico lleva a cabo para atender a 90 mil animales, así como brindarles los cuidados necesarios para su recuperación e insta a sus seguidores a encontrar una manera de apoyar y proteger a la Madre Tierra.

LOS ALCANCES DE LA CATÁSTROFE

Los estados de Nueva Gales del Sur, Victoria y Australia del Sur se enfrentan a más de 200 focos alentados por fuertes vientos y temperaturas por encima de los 40 grados, con una máxima de 48.9 en la periferia de Sídney.

Calcinados por las llamas o muertos por la falta de alimentos y refugio, al menos 480 millones de animales están siendo víctimas de los devastadores incendios forestales que arrasan desde septiembre Australia.

La cifra se refiere solamente a las especies de una gran parte de los mamíferos, aves y reptiles que habitan en el estado de Nueva Gales del Sur, que con sus 36 mil kilómetros cuadrados de terrenos calcinados, un área similar a la de Taiwán, es el más afectado por las llamas.

“Es un desastre sin precedentes desde el punto de vista de la fauna”, dijo a Efe Chris Dickman, ecólogo de la Universidad de Sídney, quien recalcó que sus cálculos excluyen a insectos, peces, ranas y algunos mamíferos como los murciélagos.

“Algunos de los animales han podido morir en los incendios, otros habrían volado o se han enterrado en el subsuelo”, añadió Dickman al subrayar que “el peligro es cuando regresan o salen a la superficie y no encuentran comida o se encuentran con zorros o gatos que les acechan”.

El impacto de los incendios no se sabrá a ciencia cierta hasta que los científicos puedan entrar en las zonas calcinadas, pero ya se calcula que el daño es inmenso por el desequilibrio causado en los ecosistemas, donde muchas de las especies afectadas contribuyen a la polinización de plantas o al transporte de semillas, entre otros.

Dickman señaló que la recuperación de las zonas quemadas puede verse afectada por la ausencia de estas especies que desempeñan un papel clave en la salud de los distintos hábitats.

“Si los ecosistemas afectados están aislados puede que pasen muchos años antes de que algunas especies regresen. Hay muchos reptiles y mamíferos que no tienen mucha movilidad. Y puede que algunos no regresen nunca”, dijo el ecólogo.

Australia acoge a una gran variedad de animales únicos en su territorio continental, con unas 300 especies nativas incluidos marsupiales como los canguros y los koalas, monotremas como los ornitorrincos y los equidnas, y los placentarios como los dingos.

En cuanto a las afectaciones humanas, “se puede esperar que los daños a la propiedad se cuenten por centenares”, explicó el comisionado del Servicio Rural de Bomberos de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons, que destacó la bajada de las temperaturas por debajo de los 30 grados.

Fitzimmons también expresó su “decepción y frustración” por haberse enterado por la prensa “en medio de uno de nuestros peores días” de la decisión del primer ministro de Australia, Scott Morrison, de movilizar a unos tres mil reservistas y destinar 20 millones de dólares australianos (13.8 millones dólares estadounidenses) para alquilar hidroaviones.

Morrison, muy cuestionado por su falta de acción ante los incendios y quien ha sido increpado por vecinos en las zonas afectadas, fue de nuevo criticado tras divulgar este sábado un video publicitario sobre el despliegue militar en plena crisis.