Freddy Ortega (centro) y el productor Morris Gilbert (der) estuvieron presentes. / ESPECIAL
La comunidad artística se reunió ayer para despedir a la cantante y actriz coahuilense, quien falleció en labor de parto

CIUDAD DE MÉXICO.- La familia teatral se reunió la noche de antier en una funeraria de Félix Cuevas para despedir a uno de sus miembros jóvenes, la cantante y actriz Hiromi, quien falleció la mañana de este 27 de septiembre junto a su hija Julieta por causas aún desconocidas, pero desencadenaron primero la muerte de la bebé y después la de la actriz.

“Ella entró ayer (al hospital) por un dolor en el estómago. Las palabras claras son que se complicó, porque Julieta murió a media noche y mi hija hoy en la mañana, (los doctores) hablaron de una hemorragia interna que no pudieron controlar, la operaron anoche, la volvieron a operar hoy como a las 11, le detuvieron la hemorragia pero hubo varios paros cardíacos”, explicó la señora Lourdes Elsa Salas, mamá de Hiromi.

De acuerdo con sus palabras, al parecer Hiromi tenía mucha voluntad de vivir, porque después del cuarto infarto y mientras el doctor les comunicaba de su muerte, ella volvió a tener signos vitales, una alegría que les duró pocos minutos porque él corazón le falló una quinta vez y ya no regreso.

“Nos dijeron que lo que le pasó a Hiromi, ha sucedido unas cuatro veces en 20 años. Ella era la mujer más feliz del mundo, ayer en la mañana tuvo cita con su ginecólogo y todo estaba bien, me mandó fotos donde le estaban haciendo la ecografía, vimos a Julieta bien moverse, después la vio su pediatra y todo seguía bien”.

La señora Salas explicó que Hiromi ya les había dicho que el nacimiento de Julieta se adelantaría unos 10 días, que ya no sería el 21 de octubre como se tenía planeado debido a que la bebé estaba creciendo rápido, pero que la cesárea no estaba contemplada sino que se esperaba parto natural.

Ahora lo que tienen enfrente es su funeral y lo que planean, por deseo de su viudo el cantante Fernando Santana, es que Hiromi y Julieta sean cremadas juntas este jueves, en las instalaciones del mismo velatorio.

“Estaba tan feliz, tan enamorada, tan deseosa de ser mamá. Había cumplido muchos sueños en el teatro pero el de ser mamá la llenaba de vida. Murió feliz, alcanzó a darle un beso a su esposo antes de que la metieran”, dijo la mamá de Hiromi. En la funeraria estuvieron Kika Edgar, María León, Paola Gómez, Mario Sepúlveda, Alex Brizuela,  Rogelio Suárez, Manuel Balbi, Freddy Ortega, Mónica Huarte, Andrés Naime, Morris Gilbert y Yahir, entre otros.