Sin medidas. Personas llenaron el lugar donde se presentó. CUARTOSCURO
Cuando llegó Salgado Macedonio a la cancha, las paredes estaban despintadas y los carteles habían sido retirados

CHILPANCINGO, GRO.- La sombra de las denuncias por violación y acoso sexual persiguen a Félix Salgado Macedonio, candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero.

Ayer encabezó su primer mitin en Chilpancingo, con algunas bardas recién pintadas, porque por la madrugada un grupo de feministas le dejó varios mensajes.

Un grupo de feministas hicieron pintas y dejaron carteles en la cancha y sus alrededores: “¿Votarías por un violador?”, “Se busca. Por al menos cinco denuncias por violencia sexual intratable niñas y mujeres”.

Cuando llegó Salgado Macedonio a la cancha, las paredes estaban despintadas y los carteles habían sido retirados.

Llegó acompañado de su esposa María de Jesús Pineda, quien hasta hace unos días estaba prácticamente fuera de los reflectores. Al morenista ya lo esperaban, en la cancha, un tumulto de gente.

Salgado Macedonio hizo referencia implícita a todo lo enredado que fue el proceso donde lo eligieron. Mandó mensaje a sus adversarios que están dentro de Morena y a los que están afuera del partido.

A los de adentro les pidió dejar de pelear y a los que gustan seguir haciéndolo les pidió que se fueran al PRI.