Foto: Especial
Ford se encuentra bajo presión para reestructurar sus operaciones en Europa después de que su rival General Motors aumentó sus ganancias al vender sus marcas europeas Opel y Vauxhall a Peugeot SA

París. El fabricante de automóviles estadunidense Ford anunció este jueves una vasta reorganización de sus actividades en Europa que se traducirá sobre todo en un recorte de empleos, cuyas cifras no ha revelado, con el objetivo de recuperar una competitividad que actualmente considera insuficiente.

"La mejora en los costos estructurales se verá apoyada por una reducción de puestos considerados excedentarios en todas las funciones", destacó el grupo en un comunicado, anunciando además que comenzará a hacer consultas con los sindicatos.

"Ford tiene como objetivo reducir los costos laborales tanto como le sea posible, a través de partidas voluntarias en Europa, para lo que trabajará en estrecha colaboración con los interlocutores sociales y otras partes concernidas para lograrlo", afirma.

La segunda empresa automotriz estadunidense, que desde hace años sufre una pérdida de su cuota de mercado y una rentabilidad insuficiente en Europa, señala que quiere "volver a ser rentable a corto plazo".

Por lo pronto no se ha dado un número oficial de despidos, pero será sustancial. Foto: Especial

Ford subraya que revisará su cartera de productos, considerada por los expertos como poco adaptada a las tendencias del mercado europeo. La cuota de mercado de la marca del óvalo azul se ha visto disminuida en los últimos 20 años desde casi el 11% de las ventas en 2000 al 6.4%, el año pasado.

El constructor explica que "quiere mejorar o eliminar los modelos menos rentables, y pondrá en marcha un plan de acciones específicas en los países en que registra un bajo rendimiento".