Foto: Tomada de Internet
Diversos internautas criticaron a la mujer y emitieron duros comentarios hacia la presidenta

Luego de que Jeanine Áñez se autoproclamó como presidenta interina de Bolivia, se difundió un video con contenido sexual en el que se especula que la mujer se trata de la mandataria.

El video fue difundido a través de las redes sociales y causó polémica entre los cibernautas, no obstante, la boliviana aseguró que es una campaña de desprestigio y que solo la atacan por el simple hecho de ser mujer.

“Asumiendo el gobierno fui atacada de la manera más vil con unos videos que afortunadamente no tuvieron eco. Y vienen de ese sector que solamente quiere perjudicar, que solamente quiere descalificar, que solamente lo hacen por una especie de venganza”, comentó Áñez.

Por otro lado, la presidenta aseguró que era atacada de esta manera por ser mujer, pues si un hombre hubiera tomado el cargo, no habría algún tipo de acusación de índole sexual.

Críticas “virales” hacia la mandataria

Ante dichas imágenes, diversos internautas criticaron a la mujer y emitieron duros comentarios hacia la presidenta.

“¡Qué horror!”, “A Dios rogando y con la Biblia gozando!”, fueron algunos comentarios que circularon en las redes.

Cabe mencionar que otro de los escándalos que enfrenta Jeanine, es un Tweet en el que se burlaba de los indígenas siendo el centro de la burla el exmandatario, Evo Morales.

¿Quién es Jeanine Áñez?

Abogada de profesión, antes de dedicarse de lleno a la actividad política Áñez fue por un tiempo presentadora de la televisora Totalvisión -la cual también dirigió- en su natal Trinidad, capital del departamento amazónico de Beni, al noreste del país y cuya principal actividad económica es la ganadería.

De 52 años, es militante de la alianza opositora Unidad Demócrata (UD), el partido que lidera Rubén Costas el gobernador de Santa Cruz, localidad considerada un bastión opositor.

En 2006 fue electa para la asamblea constituyente que convocó Morales para reformar la constitución luego de la crisis política y social de 2003 que derivó en la caída de los partidos tradicionales y en el acenso político del propio Morales.

En los hechos, la UD es desde entonces el partido opositor más importante.