Acto. Durante el evento se hizo el corte de listón inaugural del centro de cómputo y se obsequiaron útiles escolares a los niños. OMAR SAUCEDO
Le arman sala de cómputo a niños de La Hedionda Chica y los capacitan para su uso

Los niños y jóvenes de la comunidad La Hedionda Chica, municipio de General Cepeda, habían decidido mejor ya no estudiar.

En este ejido, donde sí hay escuela y maestro, pero no existía internet ni computadoras, los estudiantes batallaban para mandar sus tareas y trabajos escolares.

“Hay niños que no saben usar una computadora, no saben dónde encender una máquina, cómo picarle, cómo usar un ratón”, dijo Ronald Arias, presidente de la Fundación Mundo Nuevo.

Los que podían iban hasta la cabecera municipal y otros al ejido La Rosa para echar saldo, tener datos en su celular y así poder mandar sus tareas.

Hay niños que no saben usar una computadora, no saben dónde encender una máquina”.
Ronald Arias, presidente Fundación Mundo Nuevo.

“Se la estaban pasando muy mal, los niños estaban muy estresados. Algunos habían decidido no seguir estudiando y otros estaban pensando que no iban a terminar el año,

“Fue muy bonito cuando vinimos a darles la noticia de que íbamos a montar un centro de cómputo. Se hizo una junta y una de las mamás lloró y dijo que uno de sus hijos había decidido no estudiar le estaban buscando trabajo porque ya sabían que iba a continuar la educación on line y ellos no tienen computadora ni forma de darle esa oportunidad a su hijo”, dijo Ronald.

Hasta que por fin la asociación civil Mundo Nuevo, inauguró un centro de cómputo con ocho máquinas: seis ordenadores de escritorio y dos laptops que tienen internet y estarán disponibles para los estudiantes de la Hedionda las 24 horas los 365 días del año.

El laboratorio tiene también scaner e impresora.

Oportunidad. Los niños del ejido tienen ahora una buena herramienta para trabajar en sus clases. OMAR SAUCEDO

Se llama “Centro de Cómputo Mundo Nuevo, en Apoyo a la Educación”.

“Las familias tenían el problema de que cuando les pedían una fotocopia, algún documento impreso debían ir al ejido La Rosa para imprimir sus trabajos y les estaban cobrando hasta cinco pesos por hoja.

Las mamás se paraban en la carretera a pedir raite para poder ir a la comunidad a imprimir una hoja de tarea para sus hijos, Eso es tremendo…”, contó Ronald Arias

El centro, que cuenta con un módem que les permitirá a los chicos tener internet en sus celulares sin necesidad de gastar en tiempo aire, se instaló en un espacio prestado por la Iglesia de Cristo de la Hedionda Chica, donde antes fue un aula de enseñanza bíblica.

“Es un aliviane, aquí era con puro celular para hacer las tareas y a veces no había pal saldo. Antes o comías o le ponías saldo al teléfono y esto es una gran ayuda para uno como padre, ya puede uno comprar otra cosita en vez de poner saldo, entonces estamos muy agradecidos con estas personas…”, declaró Homero García Zamora, padre de familia y ejidatario de la Hedionda.

OMAR SAUCEDO

Con este centro, cuyo cuidado estará a cargo de la comunidad, se beneficiarán cerca de 60 niños y jóvenes que cursan desde primaria hasta nivel superior y que viven en la Hedionda, así como otros tantos de comunidades aledañas como la Rosa y San Antonio.

“Se va a firmar un convenio de comodato con las familias que van a ser responsables del resguardo y buen uso de los equipos”, precisó el líder de Mundo Nuevo.

Los equipos de este laboratorio de cómputo servirán también para que los padres de familia de este ejido se acerquen al mundo de las computadoras, puedan estudiar y ayudar a sus hijos con sus quehaceres de la escuela.

“Ya se acercaron padres que preguntan si ellos pueden utilizar el centro de cómputo para estudiar, para hacer una carrera técnica o algo y les dijimos que claro que sí. Vamos a venir a darles clases a los chicos y a los papás de cómo usar una computadora, cómo abrir las paqueterías para que puedan a ayudar a hacer la tarea a los niños y los mismos niños la puedan hacer”.

Ese centro se hizo realidad gracias al apoyo de empresas y particulares que donaron desde equipo, partes de máquinas, hasta dinero en efectivo.

Te puede interesar

“Tu servidor con mi esposa Daniela Marín platicamos esto, decidimos hacer algo, invitamos a unos amigos. Lo que buscamos es la igualdad de oportunidades, que estos niños no abandonen la escuela, que puedan continuar. Obviamente los niños que no saben manejar una computadora no están en igualdad de oportunidades el día que vayan a solicitar un empleo, aunque salgan con un título de primaria o de secundarias, entonces estamos luchando por eso”.

La instalación del laboratorio estuvo a cargo de los directivos, alumnos y voluntarios de la asociación civil Mundo Nuevo, voluntarios que además son estudiantes de la Universidad Carolina.

“Parte de lo que buscamos es mejorar la calidad de vida de las personas, a través de la alimentación y la educación, que es fundamental. Comida y educación no deben de faltar en ninguna casa”, comentó Constantino García, instructor de la Fundación Mundo Nuevo.