Foto: Tomada de Internet
Las seleccionadas narraron al diario The New York Times que un entrenador mexicano les pidió no verlas "agarradas de la mano o haciendo desfiguros".

Dos seleccionadas mexicanas de futbol narraron al diario The New York Times cómo es su vida en Islandia después de dar a conocer su relación homosexual, y cómo en México enfrentaron prejuicios e incluso comentarios de un entrenador en el sentido de que no quería verlas agarradas de la mano “o haciendo desfiguros”.

Bianca Sierra y Stephany Mayor, que jugaron la Copa del Mundo en 2015, relataron que al mostrar de forma pública su unión, con una selfie en Twitter en 2016, en esa red social recibieron insultos.
“Dan asco”, les escribieron. “En mi barrio ya las hubiéramos quemado”, fue otro de los comentarios, de acuerdo con el texto publicado en el NYT.

Además, en una charla técnica en 2015 previo al Mundial, según contaron, el entrenador de la Selección Mexicana femenil, Leonardo Cuéllar, dijo ante todo el equipo: “A mí no me importa si son novias o no, pero no las quiero ver ahí agarradas de la mano o haciendo desfiguros”.

Aunque no mencionó su nombre directamente, ellas eran la única pareja del equipo, así que se percataron de que esas palabras eran para ellas.

El NYT indicó que otras dos jugadoras en aquella reunión confirmaron lo dicho por Cuéllar, y que el entrenador no hizo comentarios al diario sobre ese hecho.

En tanto Mariana Gascón, coordinadora de Operaciones de las Selecciones Femeniles, dijo que la Federación Mexicana de Futbol respeta cualquier preferencia sexual, y que no discrimina.