Foto: Especial
Al respecto, Alejandro Calvillo, dirigente de la organización civil El Poder del Consumidor, dijo que se recurrirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y vamos a tener en menos de dos años una resolución de la comisión

Por tres votos a dos, la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avaló la norma que rige el etiquetado de alimentos y bebidas y negó la protección de la justicia federal a las organizaciones civiles que exigían –y que en dos instancias del Poder Judicial de la Federación habían obtenido la razón– que se modificara la manera en la cual se informa a los consumidores sobre el contenido de azúcares, grasas y sales que contiene cada producto.

Los ministros Fernando Franco y Javier Laynez Potisek votaron en contra de la propuesta de Yasmín Esquivel Mossa; al respecto, Alejandro Calvillo, dirigente de la organización civil El Poder del Consumidor, dijo que se recurrirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y vamos a tener en menos de dos años una resolución de la comisión.

Foto: Especial

Agregó que la evidencia está ahí, por lo que también el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) se manifestó en contra, ya que es un etiquetado que hizo la industria y responde directamente a sus intereses; hay que decirlo: ya en este año viene la revisión del etiquetado y ya se verifica esta norma”.

Tras el fallo, Calvillo dijo que es una sentencia que se basa en falsedades; la respuesta que nos dieron los organismos de Naciones Unidas en el sentido de que ellos no respaldan los criterios que tiene el etiquetado actual.

Esta organización civil obtuvo dos triunfos en los tribunales mexicanos, incluso el proyecto original que se discutió en la Corte y que fue elaborado por el ministro Fernando Franco daba la razón a las organizaciones civiles, pero por mayoría de votos su propuesta fue desechada y correspondió a la ministra Esquivel Mossa presentar la resolución que este miércoles se discutió y se aprobó.

El Poder del Consumidor insistió en que el actual etiquetado no es entendible para los consumidores y que sus criterios nutrimentales no corresponden con las recomendaciones de organismos nacionales e internacionales.

Recordó que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios y la Secretaría de Salud (Ssa) han anunciado que se revisará el actual etiquetado, con base en evidencia científica.

Apenas el viernes pasado, la Ssa fijó su postura. Aseguró, con base en dos estudios realizados por el INSP que el actual etiquetado es deficiente e incomprensible para la población, por lo que debía ser cambiado por uno de advertencia con el fin de reducir y controlar el problemas de sobrepeso, obesidad y diabetes que vive el país.

Foto: Especial

Cámaras industriales celebran fallo de la Corte: tiene sustento científico

La constitucionalidad para el etiquetado frontal nutrimental (EFN) declarada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ayer, da confianza a la ciudadanía de que tiene sustento técnico y científico, además de respetar el derecho a la salud, aseguró Lorena Cerdán, directora general del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico).

Al ser entrevistada por este diario, la directiva indicó que lo importante es que se declaró que el etiquetado es constitucional, pues no viola los derecho humanos a la salud. De esta manera todos los ciudadanos podemos estar confiados y con esto se confirma que el EFN tiene sustento técnico, tiene sustento científico, está apegado a los estándares internacionales y sobre todo se respeta el derecho a la salud, a la alimentación y a la información. Agregó que el etiquetado es claro, es veraz, es comprobable y es un reconocimiento a la transparencia.

De acuerdo con la resolución emitida por la SCJN el etiquetado no es confuso, erróneo o falso para consumidores. El máximo tribunal en México falló sobre las constitucionalidad de este etiquetado, indicó Cerdán.

En un comunicado en conjunto con la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin) y la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), celebraron la resolución que tomó el máximo tribunal de justicia del país.

Jaime Zabludovsky, presidente ejecutivo de ConMéxico, aseguró que esto confirma que la información nutrimental contenida en las etiquetas de alimentos y bebidas no alcohólicas es correcta, veraz y transparente.

El EFN, que fue objeto de análisis ante la SCJN, es producto de la modificación que hicieron en 2014 la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Secretaría de Economía a la norma oficial mexicana 051, que hizo obligatorio el etiquetado con especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas prenvasados, información comercial y de tipo sanitaria.

El etiquetado describe de manera gráfica y numérica los contenidos de grasas saturadas, de otros tipos, azúcares totales y calorías por envase o porción, con referencia en una dieta de 2 mil calorías.

Con la resolución, la Suprema Corte de Justicia determina que cada uno de los elementos del EFN –tipo y número de nutrientes a declarar, racional técnico y declaración por envase o porción– cumple con los más altos estándares nacionales e internacionales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Codex Alimentarius, máximo órgano internacional en materia de etiquetado para alimentos y bebidas.

Cerdán comentó que la industria siempre ha estado tranquila, pues ha cumplido con la ley y tambiéla normatividad, pero con esta resolución el sector industrial confirma que está bien realizada, además de respetar el derecho a la información, a la salud y el derecho de la gente a una alimentación adecuada.