Foto: Especial
A principios de año la gasolina magna se vendía en 16.30 pesos por litro, mientras que esta semana, su precio por litro ya llegó a los 20 pesos, es decir, se ha incrementado en 3.70 pesos por litro en poco menos de 10 meses

Según el economista Marco A. Pérez Valtier, en lo que va de este año 2018, los precios al público de las gasolinas y el diésel se han incrementado en más de un VEINTE por ciento, incluso más que durante el gasolinazo de 2017.

A principios de año la gasolina magna se vendía en 16.30 pesos por litro, mientras que esta semana, su precio por litro ya llegó a los 20 pesos, es decir, se ha incrementado en 3.70 pesos por litro en poco menos de 10 meses (22.7 por ciento), mientras que en enero de 2017, el gasolinazo fue de 2 pesos por litro, (14.3 por ciento).

Ante dicho panorama, Pérez Valtier afirma que en lo que va del 2018 llevamos DOS gasolinazos, sin que la gente se diera cuenta.

 

Te puede interesar

“Si revisamos lo que ha sucedido en materia de los precios del diésel, insumo que si bien no comen los pobres, es el mayormente utilizado en el transporte de los bienes de consumo básico que éstos adquieren, nos encontramos con que a principios de este año el litro se vendía en 17.38 pesos, mientras que esta semana, su precio casi llega a los 21 pesos por litro, lo que representa un incremento de 3.60 pesos por litro, equivalentes a un 20.7 por ciento”, comenta para El Financiero.

Sin embargo señala que este incremento en los precios de las gasolinas y del diésel, se ha dado aún y cuando el IEPS Federal se ha reducido durante el año, ya que incluso el “subsidio” ha llegado a superar el OCHENTA por ciento del IEPS establecido en Ley, (4.59 para la gasolina Magna y 5.04 pesos por litro para el diésel), producto principalmente del aumento en el precio de la “molécula” originado por los mayores precios del petróleo.

 

Como consecuencia, la recaudación del IEPS Federal, la cual se presupuestó en 231.2 miles de millones de pesos para 2018 (equivalentes a un IEPS “efectivo”, ya considerando el subsidio, de unos 3.40 pesos por litro) se reporta inferior a los 100 mil millones de pesos al mes de agosto de este año, por lo que seguramente no llegará ni a los 200 mil millones de pesos para el cierre del año, quedando esta recaudación con una merma estimada superior a los 35 mil millones de pesos.

Todo esto ha sido producto del importante incremento en los precios del petróleo, los cuales superan actualmente los 74 dólares por barril, (20 dólares más que al inicio del año) lo que a su vez se ha traducido en mayores precios de las gasolinas, evento que era a todas luces esperable, dado que se “liberaliza” el precio de las gasolinas cuando el precio del crudo se encontraba por debajo de los 40 dólares por barril, y obviamente, la expectativa era de que estos precios crecieran, lo que aumentaría el precio internacional de las gasolinas, y por ende, su precio en México.

La manipulación en el “subsidio” semanal al IEPS de las gasolinas, ha permitido “amortiguar” un poco el alza en los precios internacionales de los combustibles, aunque, como vemos, de manera insuficiente, ya que el aumento en el precio al público de las gasolinas en México, supera ya el 20 por ciento de los precios al inicio del año, aunque de manera gradual y paulatina.