Foto: Especial
No ha tenido la evolución, ni el dinamismo, ni la velocidad de ejercicio de gasto que permite al final del día generar un encadenamiento económico para que haya un crecimiento, aseveró el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP)

Ciudad de México. En los primeros seis meses de la presente administración se ha hecho un subejercicio del gasto de alrededor de 100 mil millones de pesos, indicó el Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), mismo que calificó como el mayor del siglo 21.

Moisés Alcalde Virgen, presidente de la Comisión de Revista de ese organismo, indicó que ello se ha reflejado en las licitaciones, como en la adquisición de medicinas, que presenta un retraso importante.

No ha tenido la evolución, ni el dinamismo, ni la velocidad de ejercicio de gasto que permite al final del día generar un encadenamiento económico para que haya un crecimiento, aseveró al referirse al gasto público.

Comentó que el subejercicio en los primeros meses del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador puede rondar los 100 mil millones de pesos y dado el ritmo observado, a finales de año terminará en 200 mil millones de pesos.

Aseveró que el principal beneficiado es el sector energético, mientras los programas sociales como las pensiones a los adultos mayores y Jóvenes Construyendo el Futuro presentan problemas.

Destacó que hay preocupación porque la situación se repita en la siguiente mitad del año, lo cual repercutiría en el crecimiento del país.

Enfatizó que si bien la idea de que las compras de gobierno sean manejadas por la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) es buena, aún se deben hacer ajustes, porque quien debe de encargarse de las adquisiciones deben ser expertos y por los recortes de personal calificado en el gobierno se está viviendo una situación de retrasos.

Comentó que también es preciso que el mismo gobierno haga un corte de caja para saber el tamaño de los recortes de personal. Agregó que la política de austeridad está afectando los bolsillos de funcionarios públicos por la pérdida de empleo, menores remuneraciones, pérdida de becas a los doctores, pues ellos también son parte de la economía y el gasto no se está ejerciendo en infraestructura u otras áreas.

Aunque no quiso aventurarse a decir que esto provocará una recesión técnica, si aclaró que para ello se necesitan otros factores para afirmarlo, aunque calificó como el mayor subejercicio del siglo 21.

Ernesto O’Farril Santoscoy, presidente de la Comisión de Análisis Económico del IMCP, indicó que la economía si está al borde de la recesión, porque así lo ha mostrado los resultado del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) el cual fue de 0.6 por ciento en marzo.

Enfatizó que la política de austeridad de la actual administración mantiene el principio del superávit primario como lo necesario para mantener la estabilidad económica, pero ello no servirá si los recursos se destinan a proyectos que posiblemente no van a ser usados.