Foto: Especial
A ese costo pretende comprar marcapasos y otras tecnologías complejas, usadas para tratar padecimientos graves. 90 pesos “no cuesta ni el empaque de un dispositivo como ese”, aseguran expertos. Denuncian que estos precios podrían no ser un grave error, causado por la inexperiencia, sino una estrategia ya planeada

Por Andrea Vega/@EAndreaVega para Animal Político
 
 
En la convocatoria para la licitación de la compra consolidada de medicamentos e insumos para la salud del segundo semestre de 2019 hay precios de referencia que han causado dudas y quejas entre los posibles licitantes. Uno es el que se fijó para unos marcapasos, cuyo costo por pieza quedó en 90.87 pesos. 

De acuerdo a la información registrada en el portal de compras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la licitación pública que se hizo el año pasado para adquirir estos dispositivos, la Delegación Sinaloa de esa institución compró 126 de estos marcapasos por un precio total de 3 millones 798 mil 259 pesos; es decir, pagó por cada uno 25 mil 987 pesos. 

“Ese es el costo real. El que fijaron para esta licitación parece un error garrafal, aunque en ese caso bastaría con haberlo aceptado y corregido, pero no lo han hecho”, asegura a Animal Político un especialista del sector salud, quien pidió omitir su nombre. 

El entrevistado subraya que 90 pesos “no cuesta ni el empaque de un dispositivo como ese. No hay ningún fabricante en el mundo, ni en China ni en ningún lugar, que pueda ofrecer un precio así. El costo real es de entre 23 y 25 mil pesos”.

Los marcapasos se utilizan en personas con afecciones cardíacas que hacen a su corazón palpitar muy lento. El pequeño dispositivo percibe cuando está latiendo de forma irregular y le manda un estímulo que lo hace recuperar su ritmo. “Es una tecnología avanzada, compleja, que no se fabrica en cualquier parte del mundo ni puede ser barata”, explica el entrevistado. 

En las actas de la junta de aclaraciones para la licitación de la compra consolidada de medicamentos e insumos, en la que la autoridad atendió las dudas de los posibles participantes, quedó registrado que una empresa solicitó a la Secretaría de Salud precisar si el precio máximo de referencia fijado a esos marcapasos era correcto.  

“La convocante para esta partida solicita marcapaso cardiaco definitivo bipolar unicameral sin actividad de frecuencia. Marcapaso cardiaco, definitivo bipolar en línea, unicameral, sin actividad de frecuencia, con un precio máximo de referencia de $90.87 pesos. Solicitamos amablemente a la convocante clarifique el precio máximo de referencia dado que no corresponde un precio tan bajo a un dispositivo médico especializado con las características que solicitan”, se lee en el documento. 

La respuesta de la Secretaría de Salud, asentada también en el acta de la junta de aclaraciones, fue: “no se acepta su petición, el precio máximo de referencia es tomado del estudio de Mercado”. En varios cuestionamientos registrados en el documento, hechos por diversas empresas, se solicitó a la autoridad hacer público el estudio en el que se basaron para fijar los precios, a lo que Salud se negó. 

El argumento para no hacer pública la investigación es que “su resultado no es un registro que deba de contener la convocatoria, por lo que se desecha la pregunta”. 

Para el especialista consultado, no es posible que el resultado de un estudio de ese tipo haya arrojado un precio de 90 pesos para un marcapasos, “tal vez ese estudio ni existe, sencillamente porque no hay nadie que fabrique un dispositivo así a ese costo. En México ni siquiera se fabrica. Lo más seguro es que, si no rectifican el precio, esa clave va a quedar desierta”. 

Hay casos aún más extremos que el del marcapasos con precio de 90 pesos que en realidad cuesta entre 23 y 25 mil. En el acta de la junta de aclaraciones hay una solicitud similar, pero con cantidades aún más dispares. 

Foto: Especial

“La convocante para esta partida Solicita estimulador tricameral para resincronización biventricular. Dispositivo electrónico implantable para proporcionar terapia eléctrica de resincronizacion ventricular en pacientes con insuficiencia cardiaca, con un precio de referencia de $62.80 pesos. Solicitamos amablemente a la convocante clarifique el precio máximo de referencia dado que no corresponde un precio tan bajo a un dispositivo médico especializado con las características que se solicitan”. 

La repuesta de salud es la misma: “el precio máximo de referencia es tomado del estudio de mercado”. En la licitación de 2018, el portal de compras del IMSS registra que el Hospital de Especialidades Licenciado Ignacio García Téllez Centro Médico Nacional de Occidente, en Jalisco, adquirió 28 de esos estimuladores tricamerales por un costo total de 5 millones 813 mil 920 pesos, lo que quiere decir que pagó 179 mil pesos por cada uno. 

Adrián Quiroz, integrante de la iniciativa No al Huachicol de Medicinas, denuncia que estos precios podrían no ser un grave error, causado por la inexperiencia, sino una estrategia ya planeada. “Lo que quieren es justo que nadie se presente a la licitación de ciertas claves para declararlas desiertas y entonces buscar opciones en el extranjero, quizá ya tienen hasta al proveedor y van a hacer una adjudicación directa, pero entonces habrá que ver la calidad de lo que compran”. 

Animal Político solicitó una entrevista a la Secretaría de Salud para aclarar el tema del precio máximo de referencia fijado a estos dispositivos, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta.