Archivo
Google estimó que el 60% de las visitas a YouTube México se realizan por medio de teléfonos inteligentes, mientras que el 40% de los mexicanos se conectan a la web desde sus “smartphones” para informarse sobre algún tema.

MÉXICO, D.F..- El buscador más conocido de la web, Google , mencionó cuáles son los hábitos del consumidor actual, así como cuáles son las nuevas tendencias en cuanto comportamientos y consumos en línea, definiéndolo con un nuevo término: micro-momentos, mismos que se dividen en cuatro; “quiero saber”, “quiero ir”, “quiero hacer” y “quiero comprar”. 

De acuerdo con datos de la firma, un usuario promedio aproximadamente consume 3 horas diarias de su tiempo frente a su “Smartphone”. Asimismo, mencionó que actualmente, más de 50% de las búsquedas en Google México se hacen desde dispositivos móviles. 

De igual forma, Google estimó que el 60% de las visitas a YouTube México se realizan por medio de teléfonos inteligentes, mientras que el 40% de los mexicanos se conectan a la web desde sus “smartphones” para informarse sobre algún tema. 

El director general de Google México, Lino Cattaruzzi, afirmó en un comunicado: "Es esencial que las marcas y los anunciantes se preocupen cada vez más por ofrecer una mejor experiencia móvil a los usuarios y una forma más eficiente para interactuar con los consumidores online”. 

Igualmente, Cattaruzzi subrayó que un estudio elaborado por Google & TNS sobre micro-momentos mostró que 65 por ciento de los mexicanos asegura ingresar a Internet, pero en sesiones cortas, mientras que 50 por ciento afirma que los comerciales de televisión los impulsan a buscar más información. 

El 70 por ciento de las búsquedas desde “smartphones” son para ir a un lugar, seguido por los usuarios que buscan direcciones de tiendas y negocios, con 24 por ciento. 

Por otro lado, 62 por ciento de los encuestados indicó que los resultados de búsquedas influyen en sus decisiones de compra y 70 por ciento dijo estar de acuerdo en que las búsquedas les ayudan a decidir si vale la pena pagar más por un producto.