Foto: Especial
La localidad de Chalatenango, en El Salvador, es uno de los puntos donde inicia la cadena delictiva en Centroamérica. Ahí, los padres entregan a sus hijos a los integrantes de los grupos delictivos

Existen dos organizaciones delictivas que se especializan en trasladar menores de edad que buscan llegar a Estados Unidos, por lo que sus familias pagan hasta 8 mil dólares que supuestamente incluyen el costo del viaje y de sobornos.

La localidad de Chalatenango, en El Salvador, es uno de los puntos donde inicia la cadena delictiva en Centroamérica. Ahí, los padres entregan a sus hijos a los integrantes de los grupos delictivos, quienes argumentan que al no estar acompañados los niños recibirán un trato especial en caso de ser detenidos.

Raúl Benítez Manaut investigador del Centro de Investigaciones de América del Norte de la UNAM, confirmó que esta es una forma de llevar niños de El Salvador, a Estados Unidos con la intención de que lleguen a Los Ángeles y Texas, donde existen comunidades salvadoreñas para alejarlos de la violencia de las Maras y la pobreza.

 

“Fui a El Salvador y en una investigación encontré que el costo que pagan los padres de los niños para mandarlos a Los Ángeles, de un pueblo llamado Chalatenango, es de 8 mil dólares, que incluye el soborno de las autoridades migratorias para poder pasar”, destacó

Hasta el 25 de junio de este año, la Unidad de Inteligencia Financiera había presentado 14 denuncias y 37 bloqueos de cuentas relacionadas con tráfico de migrantes. De enero al 10 junio de este año, 52 mil niños no acompañados (en su mayoría que provienen de Centroamérica) fueron atendidos por la Oficina de Reasentamiento de Refugios (ORR) en Estados Unidos, así lo da a conocer el Instituto Migration Policy Institute, de Washington. En 2016, el instituto atendió a 59 mil 170 infantes y en 2014 a 57mil 496, cifras que podrían quedar rebasada este año. El investigador de la UNAMestimó que para el aumento en el número de menores no acompañados se debió tener la colusión de autoridades del INM.

“El que 60 mil niños hayan llegado a EU sin sus papás y que ninguna autoridad mexicana lo haya visto, significa que hay una gran corrupción y que no lo vió ni el Instituto Nacional de Migración ni las policías estatales ni las municipales ni el ejercito ni la marina, hay mucha corrupción en esto”, reiteró.