Reporte. Hay 11 millones 702 mil personas dispuestas a ocuparse, de acuerdo con datos del Inegi. Especial
Debido a la naturaleza de la crisis, que obligó a suspender actividades, las personas desisten de buscar trabajo, a la espera de que se permita la apertura de los negocios para reincorporarse

CDMX.- A pesar de la recuperación del empleo a partir de la paulatina reapertura de la economía por la pandemia del COVID-19, todavía hay gran cantidad de mexicanos dispuestos a trabajar, pero no hallan lugar en el mercado laboral.

Hasta noviembre de 2020, el número de personas desocupadas, es decir, quienes buscaban empleo sin encontrarlo, sumaban 2 millones 420 mil.

Si a esa cantidad se agregan 9 millones 282 mil que están fuera del mercado laboral, pero en condiciones de trabajar, hay 11 millones 702 mil personas dispuestas a ocuparse, de acuerdo con datos del Inegi.

Debido a la naturaleza de la crisis, que obligó a suspender actividades, las personas desisten de buscar trabajo, a la espera de que se permita la apertura de los negocios para reincorporarse o iniciar la búsqueda con mayor probabilidad de encontrar empleo, explican especialistas de Banco Base en su análisis sobre la situación del empleo en el país.

Esas personas salen del mercado laboral (Población Económicamente Activa, PEA) y pasan a formar parte de la Población No Económicamente Activa (PNEA) disponible, lo que explica la disminución en la tasa de desocupación, la cual pasó de 4.7% en octubre, a 4.4% en noviembre, a pesar de que no se redujo el desempleo.

Ante esta distorsión que se genera en el mercado laboral, los especialistas advierten que se debe tomar en cuenta la tasa de desempleo extendido, que considera a los desocupados más la PNEA disponible, con relación a la PEA sumada a la PNEA disponible.