La Cámara de Representantes comenzó hoy las primeras audiencias públicas que podrán seguirse a través de la televisión y otros medios por primera vez, sobre la investigación que se le sigue a Donald Trump sobre un posible juicio político y así decidir si el 45vo mandatario de Estados Unidos debe ser removido del cargo o no.

La Cámara de Representantes comenzó hoy las primeras audiencias públicas sobre la investigación de juicio político al presidente Donald Trump, el extraordinario proceso para decidir si el 45vo mandatario de Estados Unidos debe ser removido del cargo.

El presidente de la Comisión de Inteligencia, Adam Schiff, inauguró la sesión, que se trasmite por televisión en vivo desde la sede del Congreso, cuestionado de inmediato si el presidente utilizó su cargo para presionar a las autoridades en Ucrania para beneficio político.

La cuestión es tan simple y sencilla como esa”, dijo Schiff. “Nuestra respuesta a estas cuestiones no afectarán solo el futuro de esta presidencia, sino también el futuro del presidente mismo y qué tipo de conducta o mala conducta puede esperar el pueblo estadounidense de su comandante en jefe”.

Es un momento notable, incluso en una Casa Blanca repleta de ellos.

Los líderes de comisiones prepararán el terreno y luego vendrá el acto principal: dos diplomáticos veteranos, William Taylor, el exinfante de Marina que actualmente está a cargo de los asuntos relacionados con Ucrania y George Kent, subsecretario adjunto de Asuntos Europeos y Euroasiáticos, narrando la increíble y a veces complicada historia de un presidente que supuestamente utilizó la política exterior para su beneficio personal y político de cara a las elecciones de 2020.

El presidente de la Comisión de Inteligencia, Adam Schiff, inauguró la sesión, que se trasmite por televisión en vivo desde la sede del Congreso. Foto: AP

Hasta el momento, la narrativa dividió a los estadounidenses, prácticamente en la misma proporción que el inusual mandato de Trump. La Constitución establece un drástico, pero ambiguo, parámetro para el juicio político y hasta ahora no existe un consenso de que las acciones de Trump en las que se centra la pesquisa cumplan con la definición de "delitos y faltas graves”.

Ya sea que los procedimientos del miércoles sean el principio del final de una presidencia o ayuden a Trump a asegurar el cargo, lo único seguro es que su caótico mandato finalmente llegóa un lugar que él no puede controlar y a una fuerza, el sistema constitucional de controles y contrapesos, que no puede ignorar.

El país ya pasó por esto apenas tres veces antes y nunca en el contexto de las redes sociales y los comentarios en redes sociales, incluyendo los del mismo presidente.

"Estas audiencias tocarán temas de profundas consecuencias para la nación y el funcionamiento de nuestro gobierno bajo la constitución", dijo Schiff, quien describió el proceso como una "tarea solemne" y aconsejó a sus colegas "asumir estos procedimientos con la seriedad y amor al país que se exige”.

"Una completa farsa de juicio político", tuiteó el presidente, como lo hace prácticamente todos los días.

El Encargado de Negocios en la embajada de EU en Ucrania, Bill Taylor (d) y el Subsecretario de Estado Adjunto para Europa y Eurasia, George Kent (i), juran ante el Comité Permanente de Inteligencia sobre la investigación de juicio político. Foto: EFE

Juicio político a Trump hace su debut en televisión y otros medios

En 1973, millones de estadounidenses sintonizaron lo que Variety llamó "la telenovela más popular”: las audiencias del Senado en el caso Watergate que llevaron a la renuncia del presidente Richard Nixon.

Fue una experiencia comunitaria y, según algunas estimaciones, más del 80% de los estadounidenses sintonizaron al menos parte de las transmisiones de Watergate. Se veía en los canales de ABC, CBS y NBC, así como por PBS, que ganó elogios y espectadores al mostrar no solo a las audiencias en vivo sino también largas repeticiones en horario estelar.

Ver a los testigos declarar contra el presidente movió a la opinión pública decididamente a favor de la destitución.

Pero esta vez podría ser diferente.

Cuando la investigación de juicio político que lleva a cabo la Cámara de Representantes contra el presidente Donald Trump comience su fase pública el miércoles, la gente estará mirando en pantallas grandes y pequeñas. De hecho, es probable que muchos sigan el proceso en más de una pantalla y refuercen en tiempo real de sus puntos de vista preexistentes hacia Trump en plataformas de redes sociales y otros lugares que no existían en la época de Nixon.

"La gente ahora tiene una variedad mucho mayor de opciones para consumir esto", dijo Tobe Berkovitz, profesor de comunicaciones en la Universidad de Boston.

En esta foto de archivo del 3 de agosto de 1973, las audiencias del Comité Senatorial de Watergate continúan en Capitol Hill en Washington. Foto: AP

Las audiencias de Watergate dieron un giro dramático cuando surgió la pregunta de cuánto sabía Nixon y desde cuándo, lo que al final reveló que el presidente estaba implicado en un encubrimiento.

En el caso de impeachment a Bill Clinton en 1998, hubo un giro similar cuando el vestido azul de Monica Lewinsky manchado de semen socavó la afirmación de Clinton de que nunca había tenido relaciones sexuales con ella.

Sin embargo, Kathleen Hall Jamieson, directora del Centro de Política Pública Annenberg de la Universidad de Pensilvania, cree que aquellos que esperan un momento igual de dramático en el caso de Trump, se van a decepcionar dado que ya se han presentado testimonios importantes en sesiones a puerta cerrada.

Darrell West, experto en ciencias políticas y vicepresidente de la Brookings Institution, reconoce que la mayoría del público ya tiene una decisión sobre la culpabilidad o inocencia de Trump.

Arthur Sanders, profesor de política en la Universidad de Drake en Des Moines, Iowa, recordó que el apoyo público a la acusación de Nixon creció a medida que avanzaba la investigación televisada de Watergate, mientras que la mayoría de los estadounidenses seguían oponiéndose a la destitución de Clinton en cada etapa de su proceso.

"Los demócratas esperan que esto siga el modelo de Nixon; Trump siempre ha esperado que siga el modelo de Clinton", dijo Sanders.

Independientemente de la forma que tome la audiencia, Sanders sabe de algunos estadounidenses que están ansiosos de seguir el drama del juicio político contra Trump.

Vista de una audiencia pública sobre un posible juicio político a Bill Clinton en Washington el 19 de noviembre de 1998. Foto: AP

¿Qué hay que saber de las audiencias del juicio a Trump?

¿Un día solemne o un espectáculo?

Los estadounidenses y el mundo pueden decidir por sí solos mientras los demócratas en la Cámara de Representantes inician hoy las primeras audiencias públicas sobre la investigación de juicio político al presidente Donald Trump.

Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia, inauguró la sesión, donde se investigará si Trump presionó a Ucrania para investigar a la familia de su rival político Joe Biden, el exvicepresidente demócrata.

Aquí surgirán varias interrogantes, por ejemplo, qué tiene que ver la ayuda militar de Estados Unidos a Ucrania. ¿Habrá faltas que lleven a la destitución de Trump? ¿El desfile de diplomáticos y sus testimonios hará que Trump sea acusado de algo de cara a las elecciones de 2020?

Esto es lo que hay que saber sobre la audiencia pública, donde los primeros testigos serán William Taylor, responsable de asuntos relacionados con Ucrania, y George Kent, subsecretario adjunto de Asuntos Europeos y Euroasiáticos, ambos funcionarios con el Departamento de Estado.

PRIMERO HAY QUE SABER ESTO

El presidente, vicepresidente y todos los funcionarios civiles en Estados Unidos serán separados de sus cargos a través de un juicio de destitución de ser hallados culpables de traición, soborno y otros delitos mayores y menores”.

El consejero republicano Stephen Castor hace preguntas a los testigos, el embajador de EU en Ucrania William Taylor y el subsecretario adjunto George Kent en las primeras audiencias públicas celebradas por el Comité Permanente de Inteligencia. Foto: EFE

Se esperan numerosas menciones del Artículo 2, Sección 4 de la Constitución, en especial sobre si las acciones o palabras de Trump cumplen con el vago umbral de “delitos mayores y menores”. Algunos diplomáticos dicen que condicionar la ayuda estadounidense a Ucrania para que fuera tras Hunter Biden, hijo el exvicepresidente, suena a “soborno”. Los republicanos lo niegan diciendo que Trump no ofreció explícitamente ayuda a cambio de investigar a los Biden.

ESTO NO ES UN JUICIO

Un juicio debe ser efectuado por el Senado si la Cámara de Representantes aprueba artículos del proceso de destitución. Por eso, no importa lo que tuitee el presidente, no tiene derecho a un abogado. Este es solamente el proceso debido que él mismo asegura que se le está negando, aunque sea encabezado por los demócratas de formas que los republicanos consideran injustas.

EL CUARTO PROCESO DE IMPEACHMENT

Esta es apenas la cuarta ocasión en la historia de Estados Unidos que el Congreso inicia un proceso de juicio político contra un mandatario en funciones. Dos de ellos, contra Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton 130 años después, resultaron en su enjuiciamiento político o en la presentación de cargos formales por parte de la Cámara de Representantes. Ambos fueron exonerados por el Senado.

El presidente Richard Nixon renunció en 1974 antes de que la cámara baja pudiera someter a voto su juicio político.