La Guardia Nacional montó un operativo en Juventino Rosas para conseguir detener al líder del Cártel de Santa Rosa de Lima. El universal
A sus 40 años, Yépez Ortiz era el principal objetivo de la Fiscalía General Estatal, como el delincuente más peligroso y sanguinario en la entidad, ligado al huachicoleo

GUANAJUATO, GTO.- Hace tiempo que José Antonio Yépez Ortiz, líder del “Cártel de Rosa de Lima”, sabía que se quedaba solo.

Así lo dejó ver en uno de los videos que difundió en junio, tras la detención de su madre:  “Aunque me dejen solo, como un pinche perro”, dijo en aquella  ocasión.

“El Marro” fue detenido este domingo en un operativo de fuerzas policiales y Fuerzas Armadas, en una zona del corredor industrial de Guanajuato. Esta vez no hubo bloqueos ni autos quemados.

A sus 40 años, Yépez Ortiz era el principal objetivo de la Fiscalía General Estatal, como el delincuente más peligroso y sanguinario en la entidad, ligado al huachicoleo, narcotráfico, extorsión, secuestro, homicidio y robo a camiones de carga.

En los últimos tres años hizo de Guanajuato el estado más violento del país y lo llevó al primer lugar en cifras de homicidios dolosos en 2019 y en lo que va de este año, a una batalla por la plaza con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

En octubre de 2017, a través de un video hizo público el surgimiento del “Cártel de Santa Rosa de Lima” al frente de unos 60 hombres armados, en el que desafió a Nemesio Oseguera Cervantes, “El Mencho”, cabeza del “Cártel Jalisco Nueva Generación”; entonces se desató la espiral de violencia y muertes.

“El Marro”, nacido en el seno de una familia humilde en San Antonio de Morales, en el municipio de Juventino Rosas, creó un imperio de poder con una base social de protección sujeta al pago de nóminas, que le permitió evadir a las autoridades.

Dejó ver sus excesos en lujosas residencias incautadas en Villagrán, Celaya y Comonfort.

Sus inicios en la carrera criminal los dio al lado de David Rogel Figueroa, El Güero, de quien llegó a ser lugarteniente en el huachicoleo y robo a transportistas.

En 2008, Yépez Ortiz pisó la prisión por primera vez acusado de robo y asociación delictuosa; salió libre bajo fianza y a partir de entonces  construyó su propia estructura criminal.