Empleados de General Motors bloquean el tráfico frente a una planta | Foto: AP
Los 49 mil obreros huelguistas tendrán que arreglárselas con 250 dólares a la semana del fondo de huelga; concesionarios sufren escasez de autopartes

Al comenzar la segunda semana de paro en unas 30 fábricas de General Motors en Estados Unidos, no sólo la empresa y los huelguistas sienten los efectos. Con el cierre de muchos depósitos de repuestos, los concesionarios sufren escasez de partes para reparar autos, camiones y camionetas SUV. Las fabricantes de autopartes empiezan a demorar el trabajo. El inventario de autos en las concesionarias se sostiene por ahora, pero hay escasez de algunos modelos.

En tanto, GM pierde millones de dólares, se ha visto obligada a cerrar un fábrica en Canadá y enviar a los trabajadores a casa en otra. Los 49 mil obreros huelguistas tendrán que arreglárselas con 250 dólares semanales del fondo de huelga.

Esto no incluye los restaurantes y otros comercios alrededor de las plantas en Estados Unidos paralizadas por la huelga. Adicionalmente, a medida que ésta se prolonga, se deteriora la situación de todos.

En las negociaciones más recientes, que se desarrollaron hasta entrada la noche del martes, se registraron algunos avances, dijo el vocero del sindicato United Auto Workers (UAW), Brian Rothenberg. Las conversaciones se reanudaban el miércoles.

En materia de autopartes, el mayor impacto se observa aparentemente en la falta de disponibilidad de algunos repuestos para vehículos GM. Un depósito en Charlotte, Carolina del Norte, cerrado a raíz del paro, abastece la región sureste de Estados Unidos, dijo Ed Williamson, dueño de varias concesionarias en la zona de Miami.

Los proveedores, sobre todo los pequeños que tienen a GM como cliente principal, empiezan a sufrir los efectos, dijo el analista David Whiston. Otros más grandes, como el canadiense Magna International, que fabrica partes para muchos modelos GM, están despidiendo trabajadores en sus plantas de Estados Unidos y Canadá.

Las concesionarias GM tenían vehículos para 77 días a fines de agosto, o 55 en el caso de las camionetas SUV grandes, pero al no recibir vehículos desde el 16 de septiembre, las existencias empiezan a disminuir.

El analista Itay Michalei calcula que GM está perdiendo 100 millones de dólares diarios en ganancias. La empresa ha despedido a mil 850 trabajadores y cerró su planta en Oshawa, cerca de Toronto. Hubo 70 despidos en una fábrica de motores en St. Catherine's, Ontario, según Unifor, el sindicato automotor canadiense.

GM dice que al presente no ha cerrado plantas en México ni una fábrica en Ontario que produce la camioneta SUV compacta Chevrolet Equino.

Los huelguistas cobraron su último sueldo el viernes pasado y deberán arreglárselas con 250 dólares semanales del fondo de huelga del sindicato. Cuando están trabajando, la mayoría cobra 30 dólares la hora, o mil 250 dólares a la semana. Whiston calcula que el paro le costará al fondo de huelga de 750 millones de dólares del UAW unos 31.5 millones de dólares en sueldos y atención médica.

AP

The Associated Press o AP es una agencia de noticias de Estados Unidos fundada en 1846. Es una cooperativa propiedad de sus periódicos, y estaciones de radio y televisión contribuyentes en los Estados Unidos, que tanto aportan historias como utilizan el material escrito por la misma.