Advertencia. Pese a que la Auditoría Superior de la Federación detectó irregularidades, la empresa siguió con las obras de este hospital. | Foto: Archivo
Recientemente, Estado canceló contrato, pese a observaciones de hace casi 4 años; Ente fiscalizador cuestionó detalles en la contratación y equipamiento del nosocomio

No obstante que desde 2016 la Auditoría Superior de la Federación (ASF) advirtió a la administración estatal de irregularidades en la contratación de la obra y equipamiento del Centro Oncológico de Saltillo, por parte de la empresa Omah Construcciones y Desarrolladores SA de CV, se continuó con la misma compañía en los trabajos, hasta que ahora se anunció que se le rescindió el contrato.

VANGUARDIA dio a conocer que las secretarías de Infraestructura y de Finanzas cancelaron, por diversos incumplimientos, el contrato a la empresa Omah Construcciones y Desarrolladores SA de CV, que estaba a cargo de los Hospitales Oncológico y Materno Infantil, en Saltillo; la cancelación fue hace más de un mes y ahora está a cargo Constructora Regional de La Laguna.

En el padrón de proveedores y contratistas de la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuentas, ya no se encuentra a Omah Construcciones y Desarrolladores SA de CV, mientras que Constructora Regional de La Laguna, la nueva empresa que se hará cargo de terminar las obras, tiene que renovar su vigencia porque se le vence este mes de mayo.

Omah Construcciones y Desarrolladores SA de CV es un grupo de especialistas que ha realizado trabajos en Morelos, Baja California y Estado de México, y Puebla; en este último estado también hubo cuestionamientos por obras de un teleférico.

UNA OBRA FALLIDA

La historia de la obra fallida data desde junio de 2014, cuando los gobiernos estatal, con Rubén Moreira al frente, y Federal, de Enrique Peña Nieto, firmaron un convenio para la construcción de este Centro Oncológico.

En diciembre de 2016, la ASF concluyó la revisión de esta construcción, y aunque no determinó daño patrimonial, en su momento hizo observaciones sobre recursos, como que 192 millones de pesos en equipo aún no habían sido instalados.

La mayoría de las observaciones tuvieron una relación con la licitación, contrato y modificación del contrato. Además cuestionó la autorización de estimaciones de costos, y que “en el contrato de obra pública no se precisó la fecha de corte para el pago de las estimaciones”.

Además “un convenio modificatorio del contrato de obra pública no fue suscrito por los servidores públicos facultados para ello, ni se precisó en él la normativa y legislación a la que estaría sujeto ni la que regiría su cumplimiento”, y además “no se justificó el monto de las retenciones económicas que se aplicaron a la contratista por los atrasos registrados en la ejecución de los trabajos respecto del programa de obra autorizado”.

La ASF señala que “se duplicaron pagos en el suministro de estructura metálica de acero, no se han instalado los equipos médicos que se pagaron por un monto de 192 millones 578 mil 400 pesos”.

También “en los fallos de las dos licitaciones públicas internacionales que se formularon para adjudicar 14 contratos de adquisiciones no se asentaron las facultades de los servidores públicos que los emitieron, ni el nombre y cargo de los responsables que evaluaron las proposiciones”.

De la revisión, la ASF determinó una promoción de responsabilidad sancionatoria y la Secretaría de Fiscalización y Rendición de Cuenta de Coahuila determinó el expediente 164/2016 para tal efecto, sin embargo, se determinó también la intervención de la Sefir en tres irregularidades más, las cuales en el documento todavía no tenían asignado ningún expediente.

¿DÓNDE ESTÁN?

Hasta diciembre de 2016, la Auditoría Superior de la Federación no conocía si se había instalado o no el equipo del Centro Oncológico de la Región Sureste, con una inversión (sólo de equipo) de 192 millones de pesos.

Édgar González

Periodista con 25 años de trayectoria en las secciones de deportiva, comunidad y política. Especialista en temas electorales, de rendición de cuentas, corrupción, transparencia y política. Abogado con Maestría en Mediación.