Foto: Archivo.
El Instituto Municipal de Cultura entregó 931 libros de arte que pertenecían a la biblioteca del Centro Cultural Casa Purcell a la Universidad Carolina

La semana pasada el Instituto Municipal de Cultura de Saltillo (IMCS) dio a conocer la donación que hizo del acervo bibliográfico del Centro Cultural Casa Purcell a la Universidad Carolina (UCA), acto que, de acuerdo con el titular del organismo, Iván Márquez Morales —como lo mencionó a medios—, fue debido a que “esta institución ha implementado carreras afines al conocimiento de humanidades”.

La colección de libros fue adquirida en 2005 cuando el edificio pasó a formar parte del IMCS y con los años más títulos se agregaron, para un total de 1200 textos —según un inventario de la administración 2014-2017— de los cuales 931 fueron entregados a la UCA, entre los que se incluyen algunos volúmenes de enciclopedias de historia del arte, publicaciones del IMCS y del extinto ICOCULT, así como libros de fotografía, cine, y otras disciplinas artísticas, además de catálogos de exposiciones que se han realizado en el recinto.

Sin embargo, el hecho de que un acervo de esta índole, que hasta hace poco contaba con un espacio para consulta pública en el recinto cultural, pase a manos de una institución privada ha generado cuestionamientos sobre el manejo de los recursos del organismo.

Según el regidor Jorge Alberto Leyva García, presidente de la Comisión de Cultura y Rescate de Valores Humanos del Ayuntamiento de Saltillo, la Junta de Gobierno del IMCS aprobó la creación de un comité editorial al que adjudica la gestión del acuerdo para llevar a cabo esta donación, aunque desconoce los pormenores del mismo.

No obstante, una fuente anónima, abogado con experiencia en este tipo de casos, considera poco probable que “las facultades de dominio, como hacer una donación, no creo que la Junta de Gobierno la hubiera delegado como tal a un comité. Más bien, si el comité tuvo la decisión de hacer una donación debieron haberlo informado a la Junta de Gobierno, para que esta tomara la determinación de aprobar una donación. Justificando que es acorde con el propósito del instituto, etcétera, hacer un razonamiento jurídico acorde, pero el comité como tal no puede tener una facultad autónoma de disponer de los bienes del municipio”.

A pesar de la declaración de Leyva, en el sitio web de transparencia del IMCS se muestra que la donación fue aprobada en la quinta sesión ordinaria de la Junta de Gobierno del Instituto Municipal de Cultura del 2020, llevada a cabo el 11 de diciembre vía Zoom.

Uno de los volúmenes de la colección Summa Artis, que fueron donados a la Universidad Carolina. / Foto: Internet.

El acta de la sesión muestra que a la reunión acudieron 15 de los 16 miembros de la Junta, entre los que se encontraron el alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez, el director del IMCS, Iván Márquez, así como regidores y otros miembros de la comunidad cultural, incluido el director general de la Universidad Carolina, Esteban Garza Fishburn.

La propuesta fue realizada por el propio Márquez y fue aprobada por unanimidad. Figura en el acta la relación de 1200 libros, distribuidos entre el Centro de Estudios Musicales, que recibió 102; el Museo Rubén Herrera, con 167; y la UCA, con 931 libros.

 

‘Cuestión de ética’

En 2018 la administración pasada del instituto recibió un señalamiento por parte de la Auditoría Superior de Estado respecto al manejo de las publicaciones que el IMCS hizo en ese periodo, mismas que se distribuyeron de manera gratuita en escuelas y otros centros, así como a través del proyecto Librero de Barrio y las ventas que hicieron de estas en distintas ferias del libro del país, ingresos que a su vez servían para costear dichos libros.

De acuerdo con una fuente de esa administración, que decidió permanecer anónima, pudieron comprobar los gastos, así como otros movimientos, ante la Contraloría Municipal, sin embargo la dependencia sí les dio una amonestación pública y les señaló que, como servidores públicos, era una “falta de ética” el haber donado esos textos.

The Art Book, un diccionario de arte, también estaba en el acervo público de Casa Purcell.

Los contenidos

El acervo bibliográfico del cual ahora una parte estará disponible para los alumnos de la Universidad Carolina contaba con enciclopedias de arte —algunas como “Historia General del Arte: Summa Artis” que, de los 50 volúmenes que constan el inventario del IMCS 2014-2017, solo 18 son parte de lo que recibió la UCA—, así como títulos de historia regional escritos por Javier Villarreal Lozano, Josefina Moguel Flores, Maria Concepción Recio Dávila y otros autores; varios ejemplares del libro “Murales de Saltillo”, publicado por el IMCS en 2007, además de otros tantos libros que no existen más que en formato impreso y sus ediciones originales.

Además, también destaca la presencia en esta colección de títulos como “La luz de México” de Cristina Pacheco, donde entrevista a artistas mexicanos, “The art book” de Phaidon, un importante diccionario de arte, “Arte y percepción visual” de Rudolf Arnheim, entre otros cientos de textos que sirven como bibliografía en la formación, producción e investigación del arte, la fotografía y el cine —algunos de los cuales son difíciles de conseguir en línea y otros tantos, como la enciclopedia de Summa Artis, llegan a estar valuados en más de 100 mil pesos por la colección completa—.

 

1200 libros eran parte del acervo público de Casa Purcell.

931 títulos fueron donados a Universidad Carolina, una institución privada.