Foto: Internet
Se le acusa de impulsar una red inmobiliaria encabezada por sus hijos que se han hecho millonarios a costa del despojo de tierras al ganar de manera sospechosa juicios con documentos apócrifos

A unos días de que el Congreso del Estado elija al gobernador interino de Puebla, el nombre de Guillermo Pacheco Pulido ha destacado no sólo por sus nexos con el ex gobernador Mario Marín Torres y el ex candidato a la gubernatura Luis Miguel Barbosa Huerta, sino también por impulsar una red inmobiliaria encabezada por sus hijos que se han hecho millonarios a costa del despojo de tierras al ganar de manera sospechosa juicios con documentos apócrifos. Investigaciones recientes también revelan que la familia Pacheco Pensado incursiona en el negocio de las gasolinerías gracias a las relaciones con gobiernos emanados del PRI.

Guillermo Pacheco fue presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) en el sexenio marinista y su nombre se involucró en el complot orquestado en contra de la periodista y escritora Lydia Cacho, quien fue perseguida tras revelar una red internacional de pederastas.

Hace unos días, Guillermo Pacheco entregó a los diputados locales su carta de intención para ser considerado en el proceso de elección del gobernador interino, el cual se abrió tras el lamentable fallecimiento de Martha Erika Alonso Hidalgo, registrado el 24 de diciembre de 2018.

Sin embargo, él no garantiza la imparcialidad en la entidad poblana en caso de que el Poder Legislativo lo nombre gobernador interino en lo que se convocan a nuevas elecciones constitucionales, pues su pasado lo persigue.

Su relación con Barbosa

En mayo de 2018, un video difundido en redes sociales y en varios medios locales, evidenció la relación de Guillermo Pacheco con el entonces candidato de la alianza “Juntos Haremos Historia” a la gubernatura Miguel Barbosa.

A la reunión privada que se llevó a cabo en un restaurante de la capital del estado, también asistieron los hijos del ex presidente del TSJ, Guillermo y Javier Pacheco Pensando, así como otros reconocidos empresarios, quienes habrían sido el grupo que financió la pasada campaña del ex senador oriundo de la región de Tehuacán.

Ha trascendido que Miguel Barbosa es quien lo está impulsando en este proceso, porque con esa posición piensa fraguar su triunfo en las nuevas elecciones que se avecinan en caso de que vuelva a ser el candidato a la gubernatura.

El video fue tomado de manera discreta y en él se observa también al empresario relojero Enrique Torres Ramé y su papá Enrique Torres Andrade, así como al joyero Gregorio Suárez, el textilero Carlos Sáinz y Ángel Diez de Urdanivia Arámburo.

Participó en el complot contra Lydia Cacho

El 14 de febrero de 2006 se difundieron varias entrevistas telefónicas entre el entonces gobernador Mario Marín y el empresario Kamel Nacif, que evidenciaron el complot orquestado en contra de la escritora Lydia Cacho, por haber revelado una red de pederastas.

El empresario le pidió al gobernador la detención de la periodista y un escarmiento, el cual se concretó cuando fue detenida en Quintana Roo por policías judiciales de Puebla, y encarcelada en el Cereso de San Miguel donde fue torturada.

El nombre de Guillermo Pacheco fue señalado porque se utilizó al Poder Judicial para tratar de que pasara mucho tiempo en la cárcel.

Recientemente Lydia Cacho criticó la postulación de Guillermo Pacheco al recordar que él hizo todo lo que estuvo en sus manos para tratar de que no obtuviera su libertad: “El mismo Pacheco Pulido que frente a mí, ya en la cárcel de Puebla, ordenaba a la jueza Rosa Celia que me diera orden de formal prisión. Quieren de interino a uno de los cómplices de mi tortura y detención arbitraria”.

En la mira de la ONU

Aunque Guillermo Pacheco ha tratado de lavarse las manos en este caso de tortura y detención arbitraria, en julio del año pasado el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) asentó su participación en este caso, donde se obligó al actual gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador a ofrecer disculpas a la escritora, las cuales recibió el pasado 10 de enero.

En el expediente de la ONU la escritora menciona, en el apartado 3.9, que Guillermo Pacheco acordó con Mario Marín la persecución y castigo de Lydia Cacho; incluso, se subraya que la Comisión Investigadora de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concluyó que existieron pruebas de la relación entre Kamel Nacif y la judicatura del estado de Puebla.

“La autora afirma que los tribunales que conocieron la causa penal en su contra adolecieron de falta de independencia e imparcialidad. Según las conclusiones de la Comisión Investigadora establecida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, existieron pruebas de la relación entre Nacif y la judicatura del estado de Puebla. La autora estima que existió un concierto entre particulares y autoridades de los poderes Ejecutivo y Judicial del estado de Puebla, incluidos el gobernador y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de ese estado, con el objeto de perseguir a la autora y castigarla por su labor periodística, y de generar un efecto inhibitorio para otros/tras periodistas”.

Además, en el punto 10.11, se corrobora que el Poder Judicial colaboró en su detención y que ésta fue de carácter punitivo y, en consecuencia, arbitraria. “El Comité considera que, en las circunstancias descritas, y a la luz de las declaraciones públicas vertidas por el empresario en cuestión y por las altas autoridades ejecutivas y judiciales del estado de Puebla, no desmentidas por el Estado parte, y por los motivos establecidos en el párrafo 10.8 supra, la detención de la autora no fue una medida necesaria ni proporcional, sino más bien una medida de carácter punitivo y, en consecuencia, arbitraria, en violación del artículo 9 del Pacto”.

El negocio de las inmobiliarias

Desde hace más de una década, Guillermo Pacheco ha impulsado una red inmobiliaria encabezada por sus hijos, la cual ha cobrado fama por la forma en la que han construido grandes proyectos en la zona metropolitana de Puebla a costa del despojo de terrenos.

Aunque hay que destacar que varias propiedades las adquirió la familia cuando Pacheco Pulido fue presidente municipal de Puebla.

Tras finalizar el sexenio marinista Javier Pacheco Pensado y su cuñado Julián Ventosa Tanús, se convirtieron en dos de los más prominentes desarrolladores inmobiliarios en los estados de Puebla y Veracruz. El sector asegura que el boom inmobiliario de las familias Pacheco y Ventosa se consolidó con recursos provenientes de las arcas estatales producto del desfalco que realizó Mario Marín en Puebla en su paso por la administración estatal.

Recientemente Guillermo Pacheco Pensado despojó a los habitantes de mayorazgo de un terreno de 1.7 hectáreas ubicado en la 11 Sur y bulevar Margaritas, donde pretende construir un centro comercial; los afectados acusan que ganó el juicio usando documentos falsos De hecho, este predio pertenece a una parte del río Chinguiñoso y también forma parte de un drenaje pluvial de otras seis colonias aledañas a Mayorazgo.

El entonces presidente de la mesa directiva de Mayorazgo, Faustino Cortés, recordó que fueron los propietarios de la antigua fábrica textil El Mayorazgo quienes en 1940 donaron más de 20 hectáreas de terreno para la creación de la colonia, pero a través de los años se fueron cometiendo innumerables abusos que terminaron por dejar sólo cuatro espacios comunes, entre ellas, el terreno en cuestión.

La grandeza inmobiliaria de los Pacheco Pensado abarca proyectos en los alrededores del lago de Valsequillo, al sur de la ciudad de Puebla, pero también en la reserva territorial Atlixcáyotl Quetzalcóatl donde adquirieron varios terrenos.

Fueron parte del proyecto Centro Internacional de Medicina (CIMA) ubicado en la reserva Territorial Atlixcáyotl, pues adquirieron el terreno en 4 millones 800 mil pesos, el cual fue vendido al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para sustituir al Hospital San Alejandro por hasta 500 millones de pesos.

En su lista de bienes está además La Torre Cima, cuyos compradores de los departamentos los demandaron por el daño estructural que sufrió el edificio tras los sismos de septiembre de 2017.

Hace siete años, campesinos de San Andrés Azumiatla denunciaron que la familia Pacheco Pensado pretendía a través de medios ilegales, arrebatarles cientos de terrenos ejidales, además de intimidarlos y amenazarlos mediante un grupo de abogados.

Mateo Huexol Caballero y Evaristo Romero Santamaría relataron que desde hace algunos meses personas como Joaquín Tepetl Escalona con escrituras falsas reclaman la propiedad de terrenos ejidales, aunque en realidad son prestanombres de los hermanos Pacheco Pensado.

También, trataron de comprar unos terrenos de la Vista Verde Country & Club del municipio de Tehuacán al inmiscuirse en un juicio promovido por ejidatarios del lugar quienes reclamaron las tierras.

Otro caso más: En el rancho de San José Acatocha, ubicado en Atlixco, a un costado de la vía Atlixcáyotl, la empresa EO de SA de CV inició en 2011 la construcción de un fraccionamiento de lujo, y para ello cometió diversas irregularidades, que van desde tapar los accesos de viviendas de varios vecinos hasta el apropiarse ilegalmente de una franja de 15 metros de ancho que es zona federal, con la complicidad de dependencias estatales, federales y municipales.

Oficialmente quien apareció como representante de la constructora es Luis Roberto Blancas Farfán, pero trascendió que en realidad EO es la fachada de otra empresa llamada: Constructora e Inmobiliaria DAP, cuyos socios mayoritarios son David Tylor y Javier Pacheco Pensado.

En 2007, cuando Julián Ventosa y los Pacheco Pensado construyeron Plaza San José, en la colonia San José Vista Hermosa, causaron destrozos en las casas de algunos vecinos, hechos de los cuales no se hicieron responsables al escudarse en la figura de Guillermo Pacheco Pulido quien en ese entonces aún era el presidente del Tribunal Superior.

 

 

Su relación con el “Góber Precioso”

En el sexenio marinista, muchas veces se evidenció la estrecha relación entre el entonces gobernador Mario Marín Torres y el presidente del TSJ Guillermo Pacheco. En esa época las revistas de sociales mostraban las imágenes de las comilonas de la clase política las que ambos asistían. Por ejemplo, los dos asistieron a la comida de degustación de chiles en nogada organizada por el priista Guillermo Deloya Cobián, ex presidente nacional Instituto de Capacitación y Desarrollo Político (Icadep), cuando éste era el secretario particular del llamado “Góber Precioso”.

A esas reuniones también asistían los Pacheco Pensado y los Ventosa.

Apoyo a Zavala

En la elección de 2010, la familia Pacheco Pensado financió la campaña del entonces candidato del PRI a la gubernatura de Puebla Javier López Zavala, quien al final perdió contra Rafael Moreno Valle. El candidato priista, quien se había desempeñado como titular de las secretarías de Desarrollo Social y Gobernación, contó con el apoyo económico de todos ellos, quienes ya se frotaban las manos para hacer negocios al amparo de la gubernatura, pero fracasaron en ese entonces.

Zavala, como es conocido, fue el alfil de Mario Marín, con él pretendía perpetuarse en la administración estatal, incluso logró imponerlo ante el ansioso deseo de otro aspirante a la candidatura: Enrique Doger Guerrero, quien había sido rector de la BUAP y presidente municipal de Puebla.

Tienen gasolinerías

Del sector inmobiliario pasaron al gasolinero para fortalecer su emporio, gracias a las influencias con el poder, lograron las licencias de uso de suelo durante la administración capitalina que encabezó la priista Blanca Alcalá Ruiz, quien fue la primera presidenta municipal de Puebla. Lo cual está asentado en el listado de Licencias de Construcción de 2012.

También echaron raíces en el municipio de Tehuacán, cuyos expedientes están en la administración 2014-2018.