José Antonio Centeno, vicepresidente nacional de sectores y ramos industriales de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra). Foto: Francisco Rodríguez
De visita en Torreón para la toma de protesta de la nueva mesa directiva, José Antonio Centeno consideró que hace falta más operación política de convencimiento; que el gobierno federal entienda que hay consecuencias y pueden ser nocivas para el propio proyecto del gobierno federal.

José Antonio Centeno, vicepresidente nacional de sectores y ramos industriales de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), pidió al gobierno federal reglas claras y certidumbre para hacer frente a los retos económicos.

Lo anterior tras criticar la Ley eléctrica, la cual dijo, tendrá un costo en distintas aristas, principalmente desde el punto de vista de la competitividad y de la seguridad energética.

“Habrá un incremento en los costos de la energía que afectarán tanto a las industrias como consumidores domésticos y la violación que puede haber de tratados y acuerdos, sobre todo con América del Norte”, comentó.

José Antonio Centeno mencionó que los golpes de la pandemia han sido muy duros y expuso que en algunos estados, bajo el parámetro de esenciales y no esenciales, hay industrias que siguen paradas y con afectaciones “graves” en sus ventas y disminución de la plantilla laboral.

Explicó que están proponiendo a diferentes gobernadores, que se haga una transición de conceptos de industrias “esenciales” a “espacios o empresas seguras” para que sean las condiciones propias de cada establecimiento las que determinen el funcionamiento y no la actividad en sí misma.

“Hay sectores industriales que ya no aguantan un paro más y la pandemia todavía aguanta muchos más. Necesitamos cambio de estrategia, adaptarnos a la nueva realidad, entender que el ritmo de vacunación no nos va a permitir acabar con esto de manera anticipada”, recalcó.

Aseguró que hay estados que desde abril de 2020 mantienen a industrias detenidas y criticó que siga sin haber voluntad de algunos estados para reactivar la economía.

De visita en Torreón para la toma de protesta de la nueva mesa directiva, Centeno consideró que hace falta más operación política de convencimiento; que el gobierno federal entienda que hay consecuencias y pueden ser nocivas para el propio proyecto del gobierno federal.

“Ningún empresario nacional o extranjero está dispuesto a arriesgar su dinero sin tener certeza al menos sobre las reglas de juego. Hay confianza de que el agua tiene que volver a su cauce, pero decisiones como ésta, en áreas tan estratégicas como la industria eléctrica, es un revés total a la voluntad de las empresas de invertir”, expuso.