Hace un par de días, el gobernador del estado, el ingeniero Miguel Ángel Riquelme Solís, firmó la iniciativa de reforma constitucional local en materia de derechos humanos.

El acto se celebró con el testimonio del Gobierno Federal con la presencia del subsecretario de Derechos Humanos y Población, Alejandro Encinas, y la comisionada Nacional de Búsqueda, Karla Quintana Osuna, y de los poderes legislativo y judicial de Coahuila.

¿Qué significa dicha iniciativa para nuestro estado?

En México, la reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011 representó, sin duda, “un antes y un después” para los derechos humanos. Esta reforma impuso los primeros deberes que todas las autoridades tienen en el orden constitucional: promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de la manera más amplia.

La iniciativa suscrita por nuestro Gobernador pretende, también, significar “un antes y un después” para los derechos humanos en Coahuila y, por qué no, para el País.

A casi 10 años de la reforma federal, Coahuila ha asumido su responsabilidad en temas relacionados con los derechos humanos en distintos ámbitos y con diversas acciones. A partir del Programa Estatal de Derechos Humanos del Estado 2019-2023 se acordaron los trabajos para hacer una reforma integral a la Constitución local para presentar las Cartas de Derechos que consolidan la visión más progresista que en una entidad se haya realizado para incorporar los mejores estándares internacionales, interamericanos y nacionales.

El proceso de construcción de esta propuesta legislativa representó una gran labor de diálogo con expertos, víctimas y sociedad civil, así como una seria investigación científica para sistematizar lo mejor que la humanidad ha dado para proteger a la dignidad humana de manera universal.

No se inventó ni se improvisó. Al contrario, se analizaron y siguieron las mejores tendencias del Derecho internacional, interamericano y comparado de los derechos humanos.

En la iniciativa se propone, por tanto, un nuevo modelo constitucional para proteger los derechos en el ámbito local. En donde las y los coahuilenses reclaman el deber de colaboración y corresponsabilidad entre las autoridades locales y federales para alcanzar el mayor grado de protección local.

De esta forma, un tema central de la propuesta reside en la reconfiguración del papel de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila de Zaragoza, para que acompañe la política pública en materia de derechos humanos en su papel de observador neutral.

Pero, además, por primera vez en México se podrá generar un sistema de justiciabilidad de las recomendaciones públicas para que las autoridades, en el caso que así lo determine el Tribunal Constitucional local, obliguen a reparar las violaciones que en su caso merezcan una tutela judicial efectiva.

Este resultado ha sido posible gracias al apoyo que el Ejecutivo ha garantizado siempre a la libertad universitaria para hacer la mejor propuesta que, como científicos del Derecho y de la dignidad humana, proponemos a la sociedad de Coahuila.

No hubo más que una sola voluntad política: hacer una propuesta seria, objetiva y razonable para mejorar el catálogo de los derechos humanos que las autoridades locales deben proteger.

En la tarea ordinaria de la Academia, que dialoga de manera permanente con la sociedad civil y con la comunidad de los expertos, se encuentra la razón de ser de esta nueva propuesta de orden jurídico para los derechos humanos. En ella se plasman muchas aspiraciones legítimas de las víctimas y sus defensores, cuyo testimonio, lucha y experiencia nutren y dan sentido a todos los esfuerzos por reivindicar una sociedad más libre, igualitaria y fraterna.

Agradecemos, por supuesto, a todos los expertos y expertas que han participado en la construcción de esta propuesta. Estamos seguros que el Congreso del Estado abrirá un parlamento abierto para que esta reforma se constituya en un hito del federalismo de los derechos humanos.

De nuestra parte, como lo hemos platicado con el Presidente del Congreso del Estado, estamos abiertos para facilitar la mejor discusión plural de esta propuesta de reforma.

Enhorabuena, señor Gobernador, por asumir un gran compromiso político con esta iniciativa, porque la suscripción de la misma expresa la voluntad general de querer vivir en una mejor sociedad, una sociedad que respete el más alto valor de la humanidad, lo que se traduce en la protección y garantía de los derechos que son propios e inherentes a la persona humana.

Enhorabuena, Coahuila, por empezar una nueva era de los derechos humanos.

 

La autora es directora general de la Academia IDH

Este texto es parte del proyecto de Derechos Humanos de VANGUARDIA y la Academia IDH