Foto: Archivo
Tratan de engañarla pidiendo ayuda para agarrar a su mascota

Al menos dos hombres a bordo de una camioneta Suburban negra intentaron secuestrar a una estudiante de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Coahuila, cuando se dirigía a clases la mañana de ayer.

La directora de la institución mencionó que en los últimos meses han recibido al menos seis quejas de estudiantes y mujeres que acuden a terapias psicológicas, quienes han sufrido algún tipo de hostigamiento. 

Se dio a conocer que ayer la jovencita caminaba por el bulevar Nazario Ortiz alrededor de las 6:45 horas del viernes, y a la altura de la Alberca Olímpica, casi llegando al cruce con el bulevar Francisco Coss, ocurrió el intento de secuestro del que logró ponerse a salvo.

“Fue casi a las 7:00 de la mañana. Una estudiante de quinto semestre iba caminando para la Facultad. Una Suburban de color negro se aproximó a ella y le empezó a hacer señales, comenzó a pitarle para llamar su atención y ella siguió su camino”, dijo Karla Patricia Valdés, directora de la facultad.

“Se bajaron los sujetos con un perro y le pidieron que les ayudara a recuperar el perrito, fue entonces cuando la quisieron agarrar, la jalaron y ella afortunadamente logró sacarse y se pegó con otros estudiantes que iban caminando para Campo Redondo”, relató la académica.

Se bajaron los sujetos con un perro y le pidieron que les ayudara a recuperar el perrito, fue entonces cuando la quisieron agarrar, la jalaron”.
Karla Patricia Valdés, directora de la Facultad de Psicología.


Agregó que tras el reporte que se hizo a las autoridades mediante el 911, policías municipales de inmediato peinaron la zona pero no lograron dar con los responsables.

Dijo que la UAdeC está preparando un acta para presentarse ante las autoridades correspondientes, y se hará llegar al alcalde Manolo Jiménez Salinas para solicitar se intensifiquen los rondines policiacos, pues aseguran que este tipo de actos están a la orden del día.

“Ella de inmediato platicó a docentes, a compañeros, a su servidora y comenzaron a llegar las autoridades. La chica tenía un malestar grande, una ansiedad y la estaremos atendiendo pues impacta de manera psicológica y no queremos que genere un trauma”, agregó.

Jovencitas en peligro

Valdés dijo que en los últimos seis meses se han recibido alrededor de seis quejas de este tipo de hostigamiento contra las estudiantes y personas que acuden a terapias al plantel, por ello la importancia de que las autoridades actúen rápido.

Además alertó a las comunidades estudiantiles de otras universidades, por el riesgo que pueden correr al andar solas por las calles.

VANGUARDIA informó la semana anterior de un caso similar que sufrió una alumna del internado Matamoros de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN), el cual ocurrió en el Centro Histórico de Saltillo.