Archivo
El maestro del Cbtis 97 de Saltillo, Ernesto “N”, fue internado ayer en el Centro Penitenciario de Saltillo, en donde quedó a disposición de la jueza que le inició proceso por delitos sexuales cometidos presuntamente contra una estudiante del plantel educativo

El maestro del Cbtis 97 de Saltillo, Ernesto “N”, fue internado ayer en el Centro Penitenciario de Saltillo, en donde quedó a disposición de la jueza que le inició proceso por delitos sexuales cometidos presuntamente contra una estudiante del plantel educativo.

Cuando impartía clases, el profesor fue capturado el lunes pasado luego de que una afectada lo acusó de los delitos de acoso sexual y abuso sexual. De enero a septiembre de 2019, en Coahuila fueron cometidos 425 abusos sexuales y 158 de acoso, mientras en el mismo periodo de 2018 se registraron 433 de abuso y 141 de acoso.

También en ese lapso de 2019, en Saltillo fueron cometidos 59 abusos sexuales y 44 acosos, en tanto en el 2018 fueron 62 de abuso y 27 de acoso.

En el caso del maestro Ernesto “N”, la audiencia inicial comenzó a las 10:00 horas de ayer en el Centro de Justicia Penal, donde la autoridad judicial ratificó la legalidad de la detención y formuló su imputación, también anunció que se inició una investigación por parte de la Fiscalía General del Estado.

Por su parte, Osvaldo Espinoza, abogado de la afectada, expuso que desde el pasado 3 de julio y hasta el 10 de septiembre del año en curso, el maestro comenzó con insinuaciones en clase y posteriormente envió fotografías en donde aparecía desnudo y le pedía a la joven que hiciera lo mismo.

De acuerdo con el litigante, el profesor amenazaba a la joven diciéndole que tenía amigos “narcos”.

Durante el 9 de noviembre, el maestro invitó a sus alumnos a celebrar su cumpleaños a un restaurante ubicado al sur de la ciudad, donde ingirió bebidas alcohólicas y convivió con ellos, al regresar al plantel, cuando se despedía de los jóvenes intentó besar a la estudiante.

Según el abogado, el pasado 11 de noviembre, al terminar su clase el maestro le pidió a dos alumnas que se quedaran en el salón y una de ellas le hizo tocamientos. El reporte se hizo de inmediato al personal del plantel y a la directora del mismo, quienes afirmaron no era la primera queja contra el profesor por acoso sexual a alumnas.

En la diligencia efectuada ayer, Ernesto “N” se mostró desaliñado y cabizbajo, y sólo negaba con la cabeza todas las acusaciones, luego la jueza Lilia Verónica Sánchez Castillo cuestionó al imputado si emitiría alguna declaración y éste y su abogado respondieron que no.

La Fiscalía General del Estado recibió como pruebas dos fotos y seis videos que presuntamente envió el maestro a la joven estudiante.