Peligrosa. En horas pico la carretera a Zacatecas se convierte en un cuello de botella donde se forman filas de hasta tres kilómetros de vehículos. ARCHIVO
La dependencia federal les confirmó que el concurso para asignar la licitación de la obra fue declarada desierta

Ante las escasas posibilidades de que se regresen a Coahuila los 92 millones de pesos que ya estaban asignados para la ampliación de la carretera Saltillo-Derramadero al declararse desierta la licitación, Manolo Jiménez Salinas señaló que el Estado y el Municipio tendrían que aportar recursos propios para esta infraestructura.

El Alcalde de Saltillo informó que el martes, en una reunión entre él y diputados locales con la representación de la oficina local de la SCT, la dependencia federal les confirmó que el concurso para asignar la licitación de la obra fue declarada desierta.

“Y es lo que le comentábamos, que yo nunca había visto que se declarara desierta una licitación donde participaran 12 constructoras. Y lo digo abiertamente porque fue algo que platicamos, está en peligro que se lleven los 92 millones de pesos que estaban asignados para los próximos 3 kilómetros de la carretera Saltillo-Derramadero”, expresó.

Jiménez Salinas vio muy difícil que el recurso que ya estaban asignados y etiquetados sean regresados a Coahuila en 2021.

“Entonces, lo que le dije al director fue: ‘oiga ingeniero, échenos la mano, sabemos que si se llevan este recurso hay muy pocas probabilidades de que lo regresen para 2021’”, reveló.

“Y no se vale, porque había un compromiso en conjunto de sacar adelante este proyecto, el compromiso donde estaba el Gobernador, donde estábamos nosotros como Municipio y donde estaba la SCT, y nosotros hemos cumplido al 100 por ciento el compromiso”, destacó.

Jiménez Salinas recordó que actualmente se están llevando a cabo obras de introducción de líneas de agua, que se están haciendo con inversión municipal y estatal de alrededor de 100 millones de pesos.

Dijo que también ya habían liberado al 100 por ciento el derecho de vía, que anteriormente era el problema por el que no se había podido hacer esta modernización.

“Esa lana representaba 3 kilómetros más, eso quiere decir que ya nos hubieran quedado alrededor de 3 ó 4 km para terminar una obra que utilizan 17 mil saltillenses todos los días y que trabajan en las empresas de Derramadero, sin incluir a los más de 90 ejidos qué están acá al sur de Saltillo”, explicó.

“Lo que sí es que sí no hay una respuesta o no hay una solución, ya el Gobernador dijo que le vamos a entrar entre el Estado y el Municipio porque es un proyecto que se tiene que hacer por la urgencia, por la necesidad, por lo que representa económicamente, por lo que representa para miles de saltillenses…”, expresó el Alcalde.