Escenario. En esta escuela ubicada en la calle Guillermo Prieto de la zona centro, da clases la maestra acusada de bullying. Foto: Archivo
Multa la Sedu a una de las acusadas a pagar 900 mil pesos a niño agredido

Tres maestros de educación Básica enfrentan procesos legales en Coahuila por cometer bullying y otras acciones en contra de sus alumnos, informó el Secretario de Educación en Coahuila, quien destacó que los mismos padres de los estudiantes han denunciado el abuso ante las autoridades competentes.

El caso más reciente salió a la luz en Saltillo fue por la problemática de acoso escolar de una maestra de Primaria hacia un estudiante, y aunque la denuncia se interpuso en 2014, se giró recientemente la sentencia de un juez contra la docente en la que se le obliga a pagar una cantidad aproximada a un millón de pesos a la familia del menor ofendido.

El pago incluye la compensación al menor de seis años, por daño físico y psicológico, según se indicó en la denuncia emitida por los padres de familia.

Higinio González Calderón informó que Mayela Rodríguez Monjarás, maestra de grupo en la escuela Pablo L. Sidar —ubicada en la zona centro de Saltillo— será sancionada por la Sedu por haber cometido un abuso en contra de un alumno.

“No se va a evitar la sanción que le lleva el haber maltratado al niño, misma que se dará conocer luego de que se termine el caso”, explica.

Respecto al caso de la sentencia, dijo que la docente tiene que apelar por el veredicto que emitió el juez competente, pues le será imposible pagar la cantidad debido al salario que recibe por su profesión.

“No la conozco, pero sé que la decisión del tribunal puede ser apelada, ella puede apelar, la pena que le ponen de tener que pagarle a la familia 900 mil pesos, creo que es una cantidad que ella no va a pagar nunca por su sueldo, entonces, para que se la quiten o se la disminuyan, pero no la va a poder pagar nunca”, advierte.

Acusación

La maestra Mayela Rodríguez tendrá que reparar el daño moral, afectación física y atención sicológica del menor.

El pequeño de nombre Arturo, quien al ingresar a primer año de primaria Pablo L. Sidar, recibió maltrato y discriminación por parte de su profesora; sus padres le habían advertido de su condición médica.

Arturo nació con mielomeningocele, que le provocó padecimientos físicos y de conducta, pese a esto, la acusada castigó y maltrató al niño delante de sus compañeros.